El cautivo de Til Til

Pieza musical de:
Patricio Manns
Testimonio de:
Renato Alvarado
« Llegué a Tres Álamos la víspera de la partida de un grupo numeroso hacia México, entre los cuales se contaba el doctor Ipinza, de modo que él me dejó en herencia el cargo de médico, los remedios aportados por la Cruz Roja y su lugar en el Consejo de Ancianos. »
[Lee testimonio completo]

El cautivo de Til Til

Pieza musical de:
Patricio Manns
Testimonio de:
Fernando Aravena
Experiencia en:
« Los presos políticos organizábamos mateadas una o dos veces a la semana, en las que hacíamos poesía y cantábamos canciones, entre ellas “El cautivo de Til Til” de Patricio Manns, “Samba Landó” y “Vuelvo” de Inti-Illimani, “Valparaíso” del Osvaldo “Gitano” Rodríguez, y temas de Eduardo “Gato” Alquinta y Silvio Rodríguez. »
[Lee testimonio completo]

El reloj

Pieza musical de:
Roberto Cantoral
Testimonio de:
Ana María Arenas
« El día que fui capturada, luego de la primera sesión de torturas, pedí permiso para cantar un villancico cuyo nombre no recuerdo. Lo hice para darle a saber a una amiga presa en la Venda Sexy que yo también estaba allí. »
[Lee testimonio completo]

En qué nos parecemos

Pieza musical de:
Desconocido. Popularizada por Quilapayún
Testimonio de:
Luis Cifuentes Seves
Experiencia en:
Campamento de Prisioneros, Estadio Nacional, septiembre - noviembre de 1973
« Esta antigua canción española fue popularizada en Chile por el grupo Quilapayún en los años 1960s. Víctor Canto y yo la cantamos a dúo, en el Estadio Nacional de Santiago, convertido en campo de concentración, tortura y exterminio. »
[Lee testimonio completo]

En qué nos parecemos

Pieza musical de:
Desconocido. Popularizada por Quilapayún
Testimonio de:
Scarlett Mathieu
« En Cuatro Álamos, me marcó profundamente el canto de un actual detenido desaparecido que se llamaba Juan Chacón. Él cantaba “En qué nos parecemos”, una canción de amor de la Guerra Civil Española. Me quedó muy grabado esto porque ese compañero desapareció desde Cuatro Álamos. »
[Lee testimonio completo]

Himno a la alegría

Pieza musical de:
original de Friedrich von Schiller (letra) y Ludwig van Beethoven (música). Versión libre en español de Amado Regueiro Rodríguez, aka Orbe (letra) y Waldo de los Ríos (música), popularizada en Chile por Miguel Ríos.
Testimonio de:
Amelia Negrón
Experiencia en:
« Todos los preparativos se intensificaban para esa noche de miércoles. Iba a ser una noche diferente, nos habíamos organizado en secreto entre nosotras, pero más importante aún, nos habíamos organizado con los compañeros presos. »
[Lee testimonio completo]

Himno a la alegría

Pieza musical de:
original de Friedrich von Schiller (letra) y Ludwig van Beethoven (música). Versión libre en español de Amado Regueiro Rodríguez, aka Orbe (letra) y Waldo de los Ríos (música), popularizada en Chile por Miguel Ríos.
Testimonio de:
Renato Alvarado Vidal
« Érase una vez un lobito bueno…Ah no. Ésa es otra historia. »
[Lee testimonio completo]

Himno guerrillero

Pieza musical de:
Melodía rusa anónima. Durante la Revolución Rusa, surgieron varias letras con distintos contenidos ideológicos. Esta versión se basa en "Makhnovtchina", atribuida a Nestor Makhno, revolucionario anarquista ucraniano.
Testimonio de:
Julio Laks Feller
Experiencia en:
« A fines de septiembre de 1974, en el centro de torturas de José Domingo Cañas, se elevó despacito pero con una potencia sobrecogedora el himno de los partisanos soviéticos. »
[Lee testimonio completo]

Historia de la silla

Pieza musical de:
Silvio Rodríguez
Testimonio de:
Eduardo Andrés Arancibia Ortiz
Experiencia en:
« Este fue uno de los cantos que Silvio Rodríguez nos regaló el día que visitó a los presos políticos en la Cárcel Pública de Santiago en 1990. »
[Lee testimonio completo]

Hoy canto por cantar

Pieza musical de:
Nydia Caro y Riccardo Ceratto
Testimonio de:
Beatriz Bataszew Contreras
Experiencia en:
« Yo nunca he sido una gran escuchadora de música. Sin embargo, antes del golpe escuchaba mucho la Nueva Canción, especialmente Quilapayún y Rolando Alarcón. También me gustaban las cumbias, para huevear. Bailábamos y nos entreteníamos. »
[Lee testimonio completo]