Hoy canto por cantar

Canción de:
Nydia Caro y Riccardo Cerratto
Testimonio de:
Ángeles Álvarez Cárdenas
Experiencia en:
Villa Grimaldi, 6 - 15 enero 1975
« En esa época muchos detenidos eran sometidos a intensa tortura en los interrogatorios. Algunos lograban pasar bien de estos procesos y otros se quebraban. Quebrarse significaba "hablar" y para los funcionarios de la DINA significaba "este hueón está cantando". »
[Lee testimonio completo]

La Internacional

Canción de:
Eugène Pottier (letra) and Pierre Degeyter (música). En el Chile de los 1970s, este himno fue popularizado por Quilapayún.
Testimonio de:
Ana María Jiménez
Experiencia en:
Villa Grimaldi, abril de 1975
« En abril de 1975, se celebró el triunfo de Vietnam. Nos enteramos por una compañera que fue al baño y encontró un pedacito del diario de la semana. Fue tan bonito para nosotros estar ahí, habiendo gritado por Vietnam tantas veces en manifestaciones. »
[Lee testimonio completo]

La madre del cordero

Canción de:
Tito Fernández
Testimonio de:
Servando Becerra Poblete
Experiencia en:
Campamento de Prisioneros, Estadio Nacional, 9 de noviembre  de 1973 - 10 de noviembre de 1974
« Este poema lo recitaba en el Estadio Nacional. Seguí haciéndolo en Chacabuco, por esta razón los compañeros me apodaban Venancio. »
[Lee testimonio completo]

La Sudestada

Canción de:
desconocido
Testimonio de:
Luis Alfredo Muñoz González
Experiencia en:
« Estando aislado en Cuatro Álamos, un día noté que había una sala grande al fondo del pasillo y que los “dinos” la habían llenado de prisioneros de un día para otro. Al caer el día, estos compañeros armaban una gran “chimuchina”: conversando, intercambiando información, preguntando y cantando. »
[Lee testimonio completo]

Las mañanitas

Canción de:
Manuel M. Ponce
Testimonio de:
Beatriz Bataszew Contreras
Experiencia en:
Campamento de Prisioneros, Tres Álamos, diciembre 1974 - mayo 1976
« Normalmente nosotras cantábamos cuando nos encerraban en la barraca, desde las 7 u 8 de la noche hasta las 8 o 9 de la mañana. A veces entraban las guardias pero no se quedaban. Era un acto nuestro. »
[Lee testimonio completo]

Libre

Canción de:
Nino Bravo
Testimonio de:
anónimo
Experiencia en:
Campamento de Prisioneros, Estadio Nacional, septiembre - noviembre de 1973
« Mientras esperábamos en las graderías para ser interrogado por primera, segunda o más veces, entonábamos "Libre " a aquellos que se formaban para ser liberados. "Libre" era una catarsis, mezcla de alegría por los que se iban y esperanza para los que nos quedábamos. »
[Lee testimonio completo]

Libre

Canción de:
Nino Bravo
Testimonio de:
Guillermo Orrego Valdebenito
« Esta canción es interpretada, en las graderías del Estadio, por un obrero de la fábrica Madeco: el Peineta Vásquez, ganador de un Festival de la Canción que se realizaba a nivel popular, en los momentos en que confluíamos desde las diferentes escotillas a tomar el sol, mezclados con mujeres de otros países, antes que estas fueran enviadas al sector de la piscina. »
[Lee testimonio completo]

Los momentos

Canción de:
Eduardo Gatti
Testimonio de:
Scarlett Mathieu
« “Los momentos” era una canción que cantaban las compañeras que tenían a sus parejas presos al otro lado de Tres Álamos, o estaban prófugos o desaparecidos. Todas la cantábamos, pero era como el himno de ellas. »
[Lee testimonio completo]

Lucía

Canción de:
Joan Manuel Serrat
Testimonio de:
Beatriz Bataszew Contreras
Experiencia en:
Campamento de Prisioneros, Tres Álamos, diciembre 1974 - mayo de 1976
« Tres Álamos era un campo más “normal”, aunque nunca tuvimos juicios. Allí había mucha música, era como ritualístico. Había días en que poníamos más énfasis, los sábados o domingos después de las visitas, aunque no estoy tan segura. »
[Lee testimonio completo]

Morning has broken

Canción de:
Cat Stevens, basado en un himno tradicional gaélico, y letra de Eleanor Farjeon
Testimonio de:
Luis Cifuentes Seves
Experiencia en:
Campamento de Prisioneros, Estadio Nacional, septiembre - noviembre de 1973
« A la fecha del golpe de Estado de 1973, esta canción era mundialmente conocida y era tocada en las radios con frecuencia. Dado que las radios a transistores eran de reducido tamaño, muchas personas cayeron presas con estas en sus bolsillos y un número importante no fue requisado por los militares. »
[Lee testimonio completo]