150 resultados se encontraron para «Candombe para José»


Futuro

Canción de:
Sergio Vesely
Testimonio de:
Sergio Vesely
Experiencia en:
« El sueño del preso político era recobrar la libertad. Todos nos alegrábamos cuando uno de nosotros salía de la cárcel, aunque ver partir a un camarada no fuese nada de fácil. Menos aún para los que sospechaban que jamás llegarían a gozar de ese privilegio. »
[...]
« Cárcel de Valparaíso »
[Lee testimonio completo]

Canción de un hombre medio

Canción de:
Sergio Vesely
Testimonio de:
Sergio Vesely
Experiencia en:
« En las discusiones políticas siempre se hablaba despectivamente de la clase media. Para los ideólogos marxistas presos, ese gran sector de la sociedad estaba apoyando mayoritariamente a la dictadura y era necesario revertir esa tendencia. No se trataba de un apoyo activo, sino más bien pasivo. Uno que consistía en bajar el moño y acomodarse bajo la dictadura. »
[...]
« Cárcel de Valparaíso. »
[Lee testimonio completo]

Canción del desaparecido

Canción de:
Sergio Vesely
Testimonio de:
Sergio Vesely
Experiencia en:
« Varios de mis amigos y compañeros desaparecieron después de caer detenidos. La dictadura negaba conocer su paradero, pero yo sabía que mentían. Muchos de ellos estuvieron presos conmigo en los calabozos de Villa Grimaldi. Esta canción se cantó en una celda de la Cárcel de Valparaíso con un vigía parado al lado de la puerta, por si se acercaba algún gendarme. »
[...]
« Cárcel de Valparaíso »
[Lee testimonio completo]

El rey Ñaca Ñaca

Canción de:
Sergio Vesely
Testimonio de:
Sergio Vesely
« “Ñaca-ñaca” era una interjección que usabámos en el Campo de Melinka toda vez que queríamos ilustrar y ridiculizar un pensamiento negro que se nos pasaba por la mente. Quizás por eso nos pareció ser el nombre ideal para bautizar al muñeco de papel maché que hacía el rol de rey malo en las historias de títeres que presentábamos a los niños que venían a visitar a los padres cautivos, con el propósito de distraerlos un poco.  Pero no solo allí tenía Ñaca-Ñaca un rol importante. El muñeco de papel fue tomado prestado para desempeñar el rol de “actor principal” en uno de los actos culturales que solíamos realizar los presos cada viernes.  Actos a los cuales, valga decirlo, sólo asistían cautivos y guardias armados. Era un “Show de los Presos”  lleno de fantasía. »
[...]
« Valparaíso »
[Lee testimonio completo]

Canción de la semilla y la planta

Canción de:
Sergio Vesely
Testimonio de:
Sergio Vesely
« La historia de la semilla y la planta, de la cual forma parte esta canción, fue representada teatralmente durante la visita de familiares para entretener a nuestro público infantil. La fantasía no tenía límites cuando se trataba de encender una pequeña llama de esperanza en nuestros corazones. Con los escasos medios que teníamos a nuestra disposición, fabricamos disfraces de bufón, de jardinero, de sol, de payasos, y así salimos al encuentro de nuestros seres queridos ese día, para sorpresa de los uniformados, que nos miraban desde lejos sin entender nada de lo que estaba pasando. »
[...]
« Valparaíso »
[Lee testimonio completo]

Himno Nacional de Chile

Canción de:
Eusebio Lillo y Ramón Carnicer
Testimonio de:
Sergio Vesely
« En el Campo de Prisioneros de Puchuncaví existía un régimen diario parecido al de los regimientos. En una ceremonia ridícula se izaba la bandera por la madrugada y se arriaba al atardecer.  »
[...]
« Valparaíso »
[Lee testimonio completo]

Scende La Pioggia

Canción de:
The Turtles, con nueva letra de Gianni Morandi
Testimonio de:
Eduardo René Cuevas
Experiencia en:
Cárcel de Los Ángeles, septiembre de 1973
« Esta canción era un caballito de batalla para los prisioneros. Era interpretada por Iván Moscoso con acompañamiento de guitarra, con una voz potente y desafiante, y coreada por los más altruistas en presencia de gendarmes que nos custodiaban en un patio que era sólo para los presos políticos. »
[Lee testimonio completo]

Ve y díselo a la lluvia

Canción de:
Clan 91
Testimonio de:
Eduardo Ojeda
« Teníamos un compañero que cantaba precioso. Se llamaba Peye y era estudiante de la Universidad Técnica del Estado. Yo no lo conocía pero después nos hicimos grandes amigos en el campamento Compingin de la isla. »
[...]
« Formamos un grupo llamado Alfa 4, que se especializaba en canciones más modernas, tiradas a rock. Hacíamos tremendos shows. Era bien bonito porque cuando uno regresaba a la barraca se sentía artista. El Peye escribió una canción. Me acuerdo que me la mostró. Era medio tirada como para el Festival de Viña. »
[Lee testimonio completo]

O salutaris Hostia

Canción de:
texto de Santo Tomás de Aquino; música de Lorenzo Perosi
Testimonio de:
Roberto Navarrete
Experiencia en:
Cárcel de Santiago, noviembre de 1973 - abril de 1974
« La galería de los presos políticos de la Cárcel de Santiago se constituyó cuando trasladaron un montón de gente desde el Estadio Nacional en octubre o noviembre de 1973. Yo estuve primero en el Estadio. Tenía 18 años cuando me tomaron preso. »
[...]
« El oficial de Gendarmería a cargo de nosotros (suboficial Chandía) nos daba arengas y nos decía “los presos políticos son muy malevolentes.” Entre nosotros llamábamos al oficial “el malevolente”. Entonces para demostrarle que éramos serios le cantábamos “O salutaris Hostia”. Me imagino que debe haber quedado bien impresionado ya que estaba acostumbrado a tratar con presos comunes. »
[Lee testimonio completo]

Himno Nacional de Chile

Canción de:
Eusebio Lillo y Ramón Carnicer
Testimonio de:
Eduardo Ojeda
« Llegamos a Isla Dawson el 11 de septiembre, en la tarde. Sabíamos que nos habían detenido en la mañana y nada más. Llegamos al primer campamento, llamado Compingin. La música nos acompañó todo el tiempo en la isla. De partida las canciones milicas que teníamos que cantar. Si llegaban presos del Pudeto, había que cantar el himno de ese regimiento. También había que aprenderse los himnos de Cochrane y de Telecomunicaciones. Los infantes decían: “acá está el himno, en la tarde tienen que sabérselo de memoria”. »
[...]
« Cuando estábamos en Compingin, llegaron los ministros y senadores desde Santiago, en la madrugada. Nos tenían totalmente separados. Nosotros nos preguntábamos a quiénes habían traído. Algunos decían: “traen a las mujeres”. A las seis de la tarde nos formaron para cantar el Himno Nacional. Empezamos a sentir que lo cantaban los presos del otro lado, los que habían llegado de Santiago. Se escucharon unas voces gruesas. No eran las mujeres. »
[Lee testimonio completo]