890 resultados se encontraron para «Después de la guerra»


Todo cambia

Autor:
Julio Numhauser
Testimonio de:
Carolina Videla
Lugar y fecha:
« Mi guitarra me acompañó todo el tiempo que estuve privada de libertad. Funcionaba como un imán. En las tardes cantábamos y tocábamos en el patio. »
[...]
« “Todo cambia” era el himno de las tardes y se cantaba siempre. Todas se sabían la canción después de un par de meses. Hacía un paréntesis, era la esperanza de cada una. »
[Lee testimonio completo]

Doctorcitos

Autor:
Desconocido. Melodía del folklore altiplánico
Testimonio de:
Guillermo Orrego Valdebenito
« En el año 1974, no recuerdo bien el mes, se realizaron las Olimpíadas de Chacabuco. La inauguración consistió en llevar simbólicamente la llama olímpica por todo el interior del campo de concentración. »
[...]
« Se armó un tremendo alboroto y la marcha partió desde la esquina de nuestra casa, número 26, pabellón 5, cerca de nuestra Universidad, en pleno Barrio Cívico. El fervor fue creciendo mientras todos corríamos al lado de El Tigre y llegamos a otro pabellón después de dar unas vueltas al recorrido olímpico. »
[Lee testimonio completo]

La madre del cordero

Autor:
Tito Fernández
Testimonio de:
Servando Becerra Poblete
Lugar y fecha:
Campamento de Prisioneros Chacabuco, 9 de noviembre  de 1973 - 10 de noviembre de 1974
« Este poema lo recitaba en el Estadio Nacional. Seguí haciéndolo en Chacabuco, por esta razón los compañeros me apodaban Venancio. »
[...]
« después me soltó el doblao, »
[Lee testimonio completo]

La Adelita

Autor:
Desconocido
Testimonio de:
Luis Cifuentes Seves
Lugar y fecha:
Campamento de Prisioneros Chacabuco, enero – febrero de 1974
« Esta es otra canción montada por Los de Chacabuco para ser cantada en el show semanal de los prisioneros. Es un tema muy antiguo y popular en Chile. Se interpretaba en el recinto acondicionado por los presos y se ensayaba en el local del grupo Los de Chacabuco en el llamado Barrio Cívico. Esta, como las demás canciones recuperadas del histórico cassette, fueron  grabadas en el ya mencionado local del conjunto. »
[...]
« Y después que terminó la cruel batalla »
[Lee testimonio completo]

Himno Nacional de Chile

Autor:
Eusebio Lillo y Ramón Carnicer
Testimonio de:
Boris Chornik Aberbuch
« La rutina diaria de los presos en el campamento de Puchuncaví incluía participar obligadamente en la ceremonia de izamiento y descenso de la bandera de Chile en el mástil que se encontraba a la entrada del campamento. »
[...]
« El proceso comenzaba con la reunión de presos, el comandante y algunos soldados en la plaza central del campamento para pasar lista. Después venía la marcha hacia la entrada del campamento. »
[Lee testimonio completo]

El soldado

Autor:
Rafael Alberti (texto), Ángel Parra (música)
Testimonio de:
Alfonso Padilla Silva
Lugar y fecha:
« Al llegar la Navidad de 1973 en el Estadio Regional de Concepción, habíamos unos 600 presos hombres y unas 100 compañeras. Las autoridades del campo de concentración nos permitieron celebrar la Navidad en el campo deportivo. Exactamente estuvimos en un rincón, y la fosa del salto con garrocha se utilizó de escenario. Animaron la fiesta dos locutores de radio profesionales que lo hicieron muy bien, combinando mensajes velados con otros más abiertos, una buena dosis de humor y buen gusto. Ellos recitaron también. »
[...]
« Para la ocasión contamos con una guitarra española, muy buena, que facilitara el entonces Padre Camilo Vial, después Obispo, y que jugó un papel muy importante en la defensa de los derechos de los presos políticos en las horribles condiciones en que nos encontráramos. Con esa guitarra numerosos presos y presas políticos interpretaron canciones, sea como solistas, en dúo o en grupos. Uno de los presos cantó “El soldado”, con texto de Rafael Alberti y música de Ángel Parra. »
[Lee testimonio completo]

El cigarrito

Autor:
Víctor Jara
Testimonio de:
Alfonso Padilla Silva
Lugar y fecha:
« Al llegar la Navidad de 1973 en el Estadio Regional de Concepción, estábamos unos 600 presos hombres y unas 100 compañeras. Las autoridades del campo de concentración nos permitieron celebrar la Navidad en el campo deportivo. Exactamente estuvimos en un rincón, y la fosa del salto con garrocha se utilizó de escenario. »
[...]
« Para la ocasión contamos con una guitarra española, muy buena, que facilitara el entonces Padre Camilo Vial, después Obispo, y que jugó un papel muy importante en la defensa de los derechos de los presos políticos en las horribles condiciones en que nos encontráramos. »
[Lee testimonio completo]

Zamba para no morir

Autor:
Hamlet Lima Quintana
Testimonio de:
Ana María Jiménez
Lugar y fecha:
Villa Grimaldi, Abril 1975
« Quiero hacer un recuerdo de una noche en Villa Grimaldi. »
[...]
« Después nos enteramos que efectivamente el yugoslavo murió esa noche. Ojalá que el canto, la música con su poder maravilloso, le haya hecho llegar nuestra fuerza y haya partido más tranquilo. »
[Lee testimonio completo]

Lili Marlene

Autor:
Hans Leip
Testimonio de:
Rogelio Felipe Castillo Acevedo
Lugar y fecha:
« Nos hacían cantar a todo pulmón estas marchas. Había un compañero que era cojo y usaba un zapato con plataforma. Al marchar, con su cojeo nos desordenaba el paso de nuestra marcha, y ahí nos llegaban las patadas de los marinos. Después se dieron cuenta el porqué de nuestra descoordinación, y dejaban a este compañero fuera de las marchas. »
[Lee testimonio completo]

La rejita

Autor:
letra: creación colectiva; música: “Jálame la pitita” de Luis Abanto Morales (polka peruana)
Testimonio de:
Lucía Chirinos
Lugar y fecha:
Cárcel de Mujeres Buen Pastor, La Serena, octubre de 1973 - abril de 1974
« Vamos partiendo, decían “los lagartos”, como les decíamos a los Carabineros porque visten todos de verdes. Yo miraba y miraba para que no se me olvidara nada, porque quién sabe cuántos años iba a estar detenida. Emocionada también: una se asusta. Contra el tráfico, dan la vuelta en una rueda. »
[...]
« Cuando me desnudaron me dio un ataque de llanto con hipo. “Ya, que se vista”, dijo uno. Pero llegó otro y dijo “igual nomás que se desvista, mierda. Si Allende era un degenerado éstas son todas prostitutas.” Cuando una está detenida, deja de ser persona. Matan primero, preguntan después. Así dicen los correos de las brujas. La descomposición aflora desde los cuarteles. El olor nauseabundo no se detiene, pese a la desaparición forzosa de las personas. »
[Lee testimonio completo]