41 resultados se encontraron para «Jorge Peña Hen»


Sueños de mi encierro

Autor:
Mario Patricio Cordero Cedraschi
Testimonio de:
Mario Patricio Cordero Cedraschi
Lugar y fecha:
Cárcel de Valparaíso, invierno de 1975
« Llevaba ya dos años en prisión y la permanencia en la cárcel se prolongaba. Al observar en las visitas que muchos prisioneros tenían hijos, mujer, familia... En mí, por haber sido detenido tan joven, con apenas 19 años, crece la inquietud de tener que morir sin haber procreado, sin haber llegado a conocer lo que es este maravilloso sentimiento humano... »
[Lee testimonio completo]

Himno a la alegría

Autor:
original de Friedrich von Schiller (letra) y Ludwig van Beethoven (música). Versión libre en español de Amado Regueiro Rodríguez, aka Orbe (letra) y Waldo de los Ríos (música), popularizada en Chile por Miguel Ríos.
Testimonio de:
Luis Madariaga
Lugar y fecha:
« En la Cárcel se cantaba cuando algún compañero partía  hacia el exilio o a la libertad. Era una bomba inmensa de fuerza, solidaridad y hermandad férrea, creada en los largos meses de cautiverio, que intententaba buscar salida desde nuestros corazones. Creo que esa experiencia nos marcó a todos. »
[...]
« En mi paso por la Cárcel tuve la oportunidad de ver la llegada del cantante Julio Iglesias. Dijo una imbecilidad: "yo también soy un preso, vivo arriba de un avión". La reacción de los presos políticos en la tercera galería del infernal penal fue de total silencio. Se pidió que nadie aplaudiera lo poco y nada que Iglesias expresó. Por ello, Iglesias posteriormente preguntó al que lo había traído quiénes eran esos que estaban en la tercera galería de la Cárcel, que no aplaudían y se mantenían callados. Era muy notorio esto, pues éramos muchos los que rodeábamos las barandas de la galería. Fue una muestra de expresar nuestro desagrado por un hombre venido a gracia con la dictadura criminal chilena. Luego Iglesias se marchó. »
[Lee testimonio completo]

Himno a la alegría

Autor:
original de Friedrich von Schiller (letra) y Ludwig van Beethoven (música). Versión libre en español de Amado Regueiro Rodríguez, aka Orbe (letra) y Waldo de los Ríos (música), popularizada en Chile por Miguel Ríos.
Testimonio de:
Amelia Negrón
Lugar y fecha:
« Todos los preparativos se intensificaban para esa noche de miércoles. Iba a ser una noche diferente, nos habíamos organizado en secreto entre nosotras, pero más importante aún, nos habíamos organizado con los compañeros presos. No tengo claro si ellos habían aceptado la idea o nos la habían propuesto. A estas alturas ese detalle no es relevante. »
[...]
« Otra cosa importante es que habíamos logrado filtrar la idea hasta Lola, como la llamaremos aquí. Era casi una niña. Bajita, pelo negro, risa cascabelera, ojos destellantes y vivía en el barrio, ahí cerquita, detrás ese largo muro, hoy pintado de blanco. Ella había estado con nosotras algunos meses, y el día que se fue, lloró, lloró, lloró y lloró. Al fin se iba, pero se llevaba la pena de dejarnos a nosotras allí dentro. »
[Lee testimonio completo]

Tonada San Gregorio

Autor:
Pedro Humire Loredo
Testimonio de:
Pedro Humire Loredo
« Esta canción relata la horrible situación en que fui reducido al calabozo de la Comisaría de la población San Gregorio, en la zona sur de Santiago. Esa tarde del 11 de septiembre de 1973 me encontraba en la escuela corrigiendo unas pruebas de música. Al rato sentí un golpe muy fuerte en la puerta y salí a abrir inmediatamente. Eran carabineros. »
[...]
« Al cuarto día nos sacaron a golpes al patio, donde hicieron simulacro de fusilamiento en grupo. Al entrar al calabozo, tres días antes, un carabinero me había quitado mi chalina de vicuña tejida por mi madre y sentía mucha pena al estar en el patio después del simulacro de fusilamiento. »
[Lee testimonio completo]

Volver, volver, volver

Autor:
Vicente Fernández
Testimonio de:
Jorge Montealegre Iturra
« En las presentaciones artísticas chacabucanas, Hugo Peñaloza cantaba tangos, entre ellos “Volver”, de Gardel y Le Pera. Arrancaba risas autoirónicas cuando entonaba “que veinte años no es nada”, en una situación de  incertidumbre en la que nadie sabía cuánto tiempo iba a estar preso. Lo cantó también durante la despedida de un grupo de compañeros que salían en libertad. »
[Lee testimonio completo]

Canción tácita

Autor:
Todas las mujeres presentes en ese momento en Chacabuco
Testimonio de:
Mónica García Cuadra
Lugar y fecha:
« Soy hija de un ex-preso político, que entre otros lugares estuvo detenido por largo tiempo en Chacabuco. Soy Mónica, soy una niña de escasos 9 años que viajó con el pecho entreabierto y consumido en la pena a visitar a su papá, Gerardo García Salas, al campo de concentración de Chacabuco. Soy hija única y él, mi referente exclusivo en su corta vida e imagen masculina por esencia. »
[Lee testimonio completo]

Venceremos

Autor:
Claudio Iturra (letra) y Sergio Ortega (música)
Testimonio de:
Lucía Chirinos
Lugar y fecha:
Cárcel de Mujeres Buen Pastor, La Serena, octubre de 1973 - abril de 1974
« El párroco del Buen Pastor tocaba el acordeón. Tocaba tan lindo. Como yo tocaba piano, le pedí si me lo prestaba. “Se lo presto” me dijo. Yo empecé calladita a ensayar el “Venceremos”, “La Internacional”, la Canción Nacional y el Himno de los Carabineros. Nos enseñaban a todas el Himno de Carabineros, y yo lo sabía también por mi padre, que era oficial. »
[...]
« Mientras cantábamos, los Carabineros comenzaron a caminar hacia el Penal. Seguramente estaban decididos a llamarnos la atención o algo peor. Rápidamente comencé a tocar los primeros acordes de la Canción Nacional. Cantamos a todo pulmón “Puro Chile es tu cielo azulado”. Cantamos con fuerza y coraje. Al oír el himno patrio, los Carabineros se detuvieron, se cuadraron y clavaron en medio del patio. Tuvieron que esperar hasta que termináramos el himno. Entonamos con rabia: “y el asilo contra la opresión”. En seguida cantamos el Himno de los Carabineros: “Orden y Patria es nuestro lema…”. Los carabineros se miraron y largaron a reír. Se devolvieron mientras nosotras seguíamos cantando, muertas de la risa. Nos abrazamos riendo, desahogadas. Luego nos fuimos a tomar una rica taza de té con pan pelado, convencidas de que la música también es un factor de unidad, de paz y amor. »
[Lee testimonio completo]

Valparaíso

Autor:
Sergio Vesely
Testimonio de:
Sergio Vesely
Lugar y fecha:
« Esta canción fue escrita y cantada en la celda número 198 del ex-penal de Valparaíso, vale decir, en el último piso del edificio central, que era más alto que la muralla que lo rodeaba. Esto tenía bastantes ventajas para el prisionero ya que, si se encaramaba sobre una banqueta para asomarse por el tragaluz, podía gozar de la compañía de una buena parte de la ciudad durante las horas de encierro. »
[Lee testimonio completo]

Échame a mí la culpa

Autor:
José Ángel Espinoza, alias Ferrusquillo
Testimonio de:
Marcia Scantlebury
Lugar y fecha:
« Siempre me conmovieron las canciones mexicanas. Y una de ella en especial. Por eso, mientras compartía una celda con Miriam, una chica joven de las Juventudes Comunistas que la DINA había detenido panfleteando en la calle, matábamos las horas en forma organizada para no dejarnos llevar por la depresión y la angustia de un destino que no conocíamos. »
[...]
« Un día los gendarmes irrumpieron la celda abruptamente y se llevaron a Miriam. Luego la dejaron en libertad y apenas llegó a su casa, ella se puso en contacto con el padre José Aldunate, que atendía su parroquia. Le contó que me había visto muy torturada y que temía por mi vida. El sacerdote hizo contacto con mi familia que hasta entonces no sabía nada de mí. »
[Lee testimonio completo]

Amor

Autor:
Sergio Vesely (música); Guillermo Núñez (letra)
Testimonio de:
Sergio Vesely
« Esta canción está basada en un poema escrito en el Campo de Prisioneros de Puchuncaví por Guillermo y dedicado a su compañera Soledad. De todas las canciones que hice estando preso esta es la única que no lleva letra mía. El motivo es muy humano y sencillo: Guillermo se me acercó un día para preguntarme si podía ponerle música a unos versos que él había escrito para cantarlos a su amada la próxima vez que ella viniera a visitarlo. A mí la idea me pareció tan original y me gustó tanto que decidí ayudarle. Tomé la hoja de papel con el poema, me lo llevé a mi celda en una de las cabañas vecinas y después de leerlo y releerlo varias veces me puse a componer esta canción. Es una pena, pero no me acuerdo si Soledad llegó a oírla alguna vez. »
[Lee testimonio completo]