143 resultados se encontraron para «Today I Sing Just for the Sake of Singing»


Gigi l’amoroso

Canción de:
Jacqueline Misrahi, Lana Sebastian y Paul Sebastian. Popularizada por Dalida.
Testimonio de:
Eduardo René Cuevas
« Canción utilizada mientras era sometido a crueles torturas por el Servicio de Inteligencia Militar (SIM) en un centro clandestino de torturas en Los Ángeles. »
[...]
« Regimiento de Infantería Reforzada Nº 3, Los Ángeles »
[Lee testimonio completo]

Ni chicha ni limoná

Canción de:
Víctor Jara
Testimonio de:
Joaquín Vallejos
Experiencia en:
« Yo fui detenido en mi domicilio junto a un amigo de la infancia que habían ido a buscar primero. Mi familia pensó que él me había denunciado, cosa que no era cierta. Mi amigo no tenía nada que ver con política, sólo quería la paz y la libertad. Era un hippie muy comprometido con ayudar al necesitado. Los dos estuvimos presos en el cuartel Silva Palma, pero los interrogatorios y sesiones de torturas eran en la Academia de Guerra Naval de Valparaíso. »
[...]
« Allí yo escuchaba a las mujeres detenidas en la celda de enfrente (que seguramente estaban en peor situación que nosotros) cantar una canción que se me quedó grabada. Era aquélla que dice  “Ud. no es ná, no es chicha ni limoná”.  Este ejemplo de fortaleza y compromiso me ayudó a levantarme, olvidar el dolor físico y tratar de ayudar a los camaradas que estaban en peores condiciones. »
[Lee testimonio completo]

Alfonsina y el mar

Canción de:
Félix Luna (letra) y Ariel Ramírez (música). Popularizada por Mercedes Sosa.
Testimonio de:
Sergio Vesely
Experiencia en:
Villa Grimaldi, enero de 1975
« No era fácil soportar el encierro en esas celdas miserables de la Villa Grimaldi que parecían ataúdes colocados en posición vertical. Menos aun en los meses de verano, con las altas temperaturas que reinan en la región precordillerana de Peñalolén. Yo estaba al interior de una de las celdas, encadenado de pies y manos, y con la vista vendada. »
[...]
« Cuando terminé de cantar el guardia se informó acerca del título y el autor de la canción, y volvió a encerrarme. Luego, desapareció. »
[Lee testimonio completo]

Valparaíso

Canción de:
Sergio Vesely
Testimonio de:
Sergio Vesely
Experiencia en:
« Esta canción fue escrita y cantada en la celda número 198 del ex-penal de Valparaíso, vale decir, en el último piso del edificio central, que era más alto que la muralla que lo rodeaba. Esto tenía bastantes ventajas para el prisionero ya que, si se encaramaba sobre una banqueta para asomarse por el tragaluz, podía gozar de la compañía de una buena parte de la ciudad durante las horas de encierro. »
[...]
« Mi privilegio era doble, sin embargo, pues no siendo yo más que un hijo adoptivo del puerto, tuve la fortuna de compartir esa triste habitación humana con un gran conocedor de esa geografía: Antonio Suzarte, quien me enseñó a querer a Valparaíso con un amor que sigue latente en mí después de casi cuarenta años de exilio. »
[Lee testimonio completo]

Quinta Sinfonía

Canción de:
Ludwig van Beethoven
Testimonio de:
anónimo
Experiencia en:
« Me gusta toda la música clásica, especialmente la de Beethoven y Mozart. La escucho en la Radio Esperanza todo el día, en la micro* que manejo. A los pasajeros les gusta. Pero escuchar música clásica me recuerda lo que pasamos en la Cárcel y se me produce un cortocircuito. »
[...]
« Pienso que quizás había un mensaje subliminal detrás de la utilización de esas obras. Lo veo como una forma de amedrentar, quizás por la atmosfera oscura y densa que esta música tiene a veces. De hecho, cuando la escucho me recuerda películas e imágenes sobre el Holocausto judío. »
[Lee testimonio completo]

El rey Ñaca Ñaca

Canción de:
Sergio Vesely
Testimonio de:
Sergio Vesely
« “Ñaca-ñaca” era una interjección que usabámos en el Campo de Melinka toda vez que queríamos ilustrar y ridiculizar un pensamiento negro que se nos pasaba por la mente. Quizás por eso nos pareció ser el nombre ideal para bautizar al muñeco de papel maché que hacía el rol de rey malo en las historias de títeres que presentábamos a los niños que venían a visitar a los padres cautivos, con el propósito de distraerlos un poco.  Pero no solo allí tenía Ñaca-Ñaca un rol importante. El muñeco de papel fue tomado prestado para desempeñar el rol de “actor principal” en uno de los actos culturales que solíamos realizar los presos cada viernes.  Actos a los cuales, valga decirlo, sólo asistían cautivos y guardias armados. Era un “Show de los Presos”  lleno de fantasía. »
[...]
« Ñaca-Ñaca - el títere -, en su rol de rey malo, era por cierto un rey de pacotilla, un dictador que gozaba burlándose de sus prisioneros. Éstos no eran nada menos que: Cinturón de Lana, Anillo de Metal, Huesito y Caballito de Mar, todas ellas figuras alegóricas que para nosotros tenían un gran significado, pues simbolizaban las obras que salían de las manos de nuestros artesanos presos. En esta obra, los guardias de Ñaca-Ñaca - sus soldados -, eran los Puínes, una alusión directa a la alambrada de púas. Más claro echarle agua: lo que estábamos haciendo era la representación teatral y metafórica de nuestra propia historia. Y lo hacíamos con bastante optimismo, porque al final Ñaca-Ñaca se quedaba sin voz - es decir, sin poder - y enloquecía. Así los cautivos se liberaban. »
[Lee testimonio completo]

Himno Nacional de Chile

Canción de:
Eusebio Lillo y Ramón Carnicer
Testimonio de:
Eduardo Ojeda
« Llegamos a Isla Dawson el 11 de septiembre, en la tarde. Sabíamos que nos habían detenido en la mañana y nada más. Llegamos al primer campamento, llamado Compingin. La música nos acompañó todo el tiempo en la isla. De partida las canciones milicas que teníamos que cantar. Si llegaban presos del Pudeto, había que cantar el himno de ese regimiento. También había que aprenderse los himnos de Cochrane y de Telecomunicaciones. Los infantes decían: “acá está el himno, en la tarde tienen que sabérselo de memoria”. »
[...]
« Cuando estábamos en Compingin, llegaron los ministros y senadores desde Santiago, en la madrugada. Nos tenían totalmente separados. Nosotros nos preguntábamos a quiénes habían traído. Algunos decían: “traen a las mujeres”. A las seis de la tarde nos formaron para cantar el Himno Nacional. Empezamos a sentir que lo cantaban los presos del otro lado, los que habían llegado de Santiago. Se escucharon unas voces gruesas. No eran las mujeres. »
[Lee testimonio completo]

Himno a la alegría

Canción de:
original de Friedrich von Schiller (letra) y Ludwig van Beethoven (música). Versión libre en español de Amado Regueiro Rodríguez, aka Orbe (letra) y Waldo de los Ríos (música), popularizada en Chile por Miguel Ríos.
Testimonio de:
Renato Alvarado Vidal
« Amado Regueiro Rodríguez, aka Orbe (letra) y Waldo de los Ríos (música), popularizada por Miguel Ríos. »
[...]
« Érase una vez un preso político en Chile. Éste era un prisionero de muy mala conducta. Había protagonizado – y sido castigado por ello – un intento de fuga (fue sólo un malentendido) y una huelga médica (era médico) entre otras malandanzas. Él y Arturo eran los encargados de actualizar y presentar a sus compañeros de presidio un mapa de Vietnam, manteniéndolos informados del avance de la liberación. »
[Lee testimonio completo]

Venceremos

Canción de:
Claudio Iturra (letra) y Sergio Ortega (música)
Testimonio de:
María Cecilia Marchant Rubilar
Experiencia en:
Cárcel de Mujeres Buen Pastor, La Serena, septiembre de 1973 - enero de 1974
« Yo estudiaba pedagogía en Química en la Universidad de Chile, en La Serena.  Cuando caí detenida tenía 21 años.  Pienso que me detuvieron por un hecho puntual. A través de Ferrocarriles me mandaban periódicamente ejemplares del diario El Rebelde para que los distribuyera en sectores de la IV región. »
[...]
« La música siempre estuvo presente. Siempre andábamos con el canto en nuestra voz.  Creo que era la única forma de sobrellevar un poco la prisión.  En un momento llegó una compañera con una guitarra, la Lucía Chirinos. Ella siempre nos amenizaba con música, con canciones que se escuchaban antes del Golpe, sobre todos las canciones de la Nueva Canción. Cantábamos siempre “Venceremos” del Quilapayún, en su versión original. »
[Lee testimonio completo]

Melodía de Jorge Peña Hen

Canción de:
Jorge Peña Hen
Testimonio de:
Eliseo González
Experiencia en:
Cárcel de la Serena, octubre de 1973
« Jorge Peña Hen estaba incomunicado ese día. No sé cómo pero le llegaron unos fósforos. Él hacía tinta quemando los fósforos con saliva y escribió música en una hojita de papel. »
[...]
« Jorge Peña Hen era un famoso director de orquesta, compositor y pedagogo. Formó la primera orquesta infantil de Latinoamérica. »
[Lee testimonio completo]