Amiga

Autor:
Miguel Bosé
Testimonio de:
Carolina Videla
Lugar y fecha:

Cuando me tomaron presa tenía 19 años. Fui una de las presas políticas más jóvenes de la época en Arica.

No entendía bien lo que estaba pasando porque no había ninguna información. Tenía mucho miedo.

Estaba incomunicada en una celda muy pequeña que tenía una puerta con barrotes por donde entraba luz. A ras del piso había un hoyito por el que podías mirar al cuarto de al lado.

Ahí estaba un compañero. Él era mayor que yo. Hablábamos por ese hoyito y él me cantaba “Amiga” de Miguel Bosé cuando yo lloraba al acercarse la noche.

Me sentía muy desamparada en ese lugar. Él cantaba horrible pero de verdad que me ayudaba su canción. Hoy día me río de eso. Esa solidaridad de su parte yo la guardo.

Hasta en los peores momentos una canción te puede calmar, te puede abrazar. Él estaba al otro lado pero yo sentía que estaba cerca. Su canto era una sensación de abrigo, de amparo, de no estar sola. Son muestras de cariño en momentos tan terribles.

Cada vez que escucho esa canción lo recuerdo con cariño y me emociono. Después de muchos años nos volvimos a ver y hablamos de la canción. Él se reía. Fue bonito decirle gracias después de tantos años.


Publicado: 09 octubre 2018


Ahora que te busco y tú no estás, recuerdo
Que solo la tristeza quiere hablar conmigo
Ahora que la lluvia se ha llevado
El último girón de tu vestido
Ahora que he olvidado lo que soy
Recuerdo en el pasado lo que he sido.

Si he sido lo que fui, fue por tu cuerpo
Si he sido noche fue tu noche quien lo quiso
Si he sido beso es que mis labios
Aprendieron a ser beso para ti
Si he sido lo que soy fue en tu regazo
Si he sido vida fue por darte a ti la vida
Amiga... amiga.

Qué dulce esa palabra suena hoy
El tiempo no fue tiempo entre nosotros
Estando juntos nos sentimos infinitos
Y el universo era pequeño
Comparado con lo que éramos tú y yo.

Si fuiste lo que fuiste fue en mi casa
Que para ti fue tu palacio y tu guarida
Amiga... amiga.

Qué dulce esa palabra
Y qué sencilla esa palabra suena hoy.

No hay noche más oscura que esta noche
Y el frío se va depositando
En los rincones del alma
Y ahora que el silencio va borrando
La suave vibración de tus palabras
Ahora que no soy apenas nada
Recuerdo lo que fui cuando no estabas.