Cueca punteada de un solidario

Autor:
Sergio Vesely
Testimonio de:
Sergio Vesely

Es cierto que la dura experiencia de la tortura y la prisión nos unificó y a ratos hasta logró generar fuertes lazos de amistad entre los detenidos. Pero, para no idealizar tanto los hechos, hay que decir que no todo era amistad y solidaridad entre los presos políticos. Los partidos de izquierda siguieron cultivando sus luchas ideológicas al interior de los presidios y, en el peor de los casos, contribuyeron a empeorar la de por sí maloliente atmósfera de los cautiverios. Si la constelación política de los habitantes era explosiva, la vida al interior de una celda podía convertirse en un martirio psíquico igual o peor que las torturas físicas. Había sectarismo y desconfianza, y eran pocas las personas con las cuales uno podía conversar sobre temas personales sin temor a que todo el partido lo supiera al día siguiente. Las debilidades no se aceptaban.

Escribí esta canción en el Campo de Melinka pensando abiertamente en nuestros defectos. En la doble moral que solía regir nuestra conducta diaria: hablando aquí de amor y allá cultivando el odio. En lo lejos que estábamos de convertir en realidad lo que predicábamos a diario: vivir en igualdad, en paz, en fraternidad y en solidaridad con todos.


Publicado: 23 septiembre 2015


¿Qué torrentes se han tragado
la palabra solidario?
El humano está dormido,
parece ave sin nido.
Ha perdido este vocablo,
como el viento su sonido.

Sueña el soñador en vano
con estrechar al amigo.
Mezquinos argumentos
que inventa el cerebro frío,
lo asedian en el camino
y dejan su sueño herido.

Rencores y divisiones,
asuntos mal discutidos.
Como se viste la flor
vistiera yo el sentido
y cultivara el oído
como se arrullan los niños.

Pescadito de la fuente,
enséñame el movimiento,
préstame tus escamas,
voy a tirarme al agua
para fugarme cantando
de las trampas del cerebro.

En mi cuerpo los martirios
trazaron valles y ríos.
Por ellos corre el caudal
que brota del tormento:
respeto a la vida humana
y fraternidad con la gente.