Volver, volver, volver

Autor:
Vicente Fernández
Testimonio de:
Jorge Montealegre Iturra

En las presentaciones artísticas chacabucanas, Hugo Peñaloza cantaba tangos, entre ellos “Volver”, de Gardel y Le Pera. Arrancaba risas autoirónicas cuando entonaba “que veinte años no es nada”, en una situación de  incertidumbre en la que nadie sabía cuánto tiempo iba a estar preso. Lo cantó también durante la despedida de un grupo de compañeros que salían en libertad.

Pensar en volver, entonces, era tragicómico. Y sin embargo, cuatro décadas después, regresamos. Voluntariamente.

Pero cuarenta años no es nada: es mucho tiempo. Y “Volver” es mucho más que un tango. En septiembre de 2013 recordamos el cuadragésimo aniversario del golpe de Estado y la muerte del Presidente Allende. Ahí comenzó el viaje.

Nombres, ironías, lugares, olvidos. Después del recorrido por su casa, que estaba –como las otras– llena de fantasmas, el Pollito Fonseca se dirigió al teatro y cantó uno de sus éxitos: la canción mejicana “Volver, volver, volver” Fernando Z. Maldonado. Guitarra en ristre la volvió a cantar al volver, literalmente, cuarenta años más tarde.

Entonces, cuando actuaba en el escenario del campo de prisioneros interpretaba la canción con picardía y humor negro. No solo por la posibilidad de regresar a la prisión sino por la gestualidad que hacía cuando entonaba “Voy camino a la locura y aunque todo me tortura…”. En ese momento todo el público cautivo se reía de un verso que ahí resultaba cómico y también osado: la palabra “tortura” estaba cargada de denuncia y marcaba la historia inmediatamente previa a Chacabuco.


Publicado: 06 enero 2015


Este amor apasionado,
anda todo alborotado,
por volver.
Voy camino a la locura
y aunque todo me tortura,
sé querer.

Nos dejamos hace tiempo
pero me llegó el momento de perder
tú tenías mucha razón,
le hago caso al corazón
y me muero por volver.

Y volver, volver, volver
a tus brazos otra vez,
llegaré hasta donde estés
yo sé perder, yo sé perder,
quiero volver, volver, volver.

Nos dejamos hace tiempo
pero me llegó el momento de perder
tú tenías mucha razón,
le hago caso al corazón
y me muero por volver.

Y volver, volver, volver
a tus brazos otra vez,
llegaré hasta donde estés
yo sé perder, yo sé perder,
quiero volver, volver, volver.