Después de la guerra

Autor:
Sandro
Testimonio de:
Nelly Andrade Alcaino

Los oficiales a cargo del Campo de Tejas Verdes nos hicieron cantar, para ello nos dieron un día de plazo para elegir la canción y ensayar.

En nuestra pieza habíamos 15 mujeres. Comenzamos a proponer canciones. Una compañera trató de inventar una canción que decía algo así como “mi tenientito el de los ojos bonito”, la cual fue censurada por todo el grupo. Luego pensamos en “Libre” (popularizada por Nino Bravo), que también fue censurada: estábamos encerradas día y noche, sólo salíamos un par de veces al baño.

Entonces recordé “Después de la guerra” de Sandro y argumenté: “si somos prisioneras de guerra, esta es la canción que nos identifica”. Recité la letra y estuvimos todas de acuerdo en cantarla, así que ensayamos todo el día.

Cuando nos sacaron al patio a cantar lo hicimos con el alma. Al terminar hubo un silencio total en el recinto. Los oficiales se miraron y dieron la orden que nos metieran en la pieza. Los soldados que hacían guardia en las torres bajaron a preguntar de dónde habíamos sacado esa canción.


Publicado: 07 enero 2015


Hoy que ha pasado tanto tiempo
ya lo ves estoy de nuevo aquí,
vine a encontrarme con tus ojos
que sólo son despojos de un sufrir.

¿Sabes tú qué dura fue la guerra?
Vi tanta maldad tanto dolor
que hoy parece un sueño estar contando
las cosas miserables de aquel infierno atroz.

Tengo el vodka cerca de mis labios
y por ti y por mí he de brindar,
mientras los gitanos van cantando aquella melodía,
que hoy vuelvo a escuchar:
La la la laila, la la la lara la la la la ra la ra la...

Pero tus ojos no miran como me miraban,
pues la dura vida los cambió.
Toda la ternura que emanaban
se volvió tristeza y rencor.

Sigan los gitanos entonando,
porque esta canción me hace olvidar.