Vuelvo

Autor:
Patricio Manns (letra) y Horacio Salinas (música)
Testimonio de:
Fernando Aravena
Lugar y fecha:

En nuestras mateadas en la Cárcel de Santiago, siempre comentábamos la canción “Vuelvo”. Te daba esperanza de volver a la lucha. La cárcel era algo transitorio nomás.

Hay compañeros que se fueron al extranjero. Me ofrecieron ir a Noruega, pero ¿haber luchado por recuperar este país y tener que irme? No, yo me quedo, aquí están mis raíces.

Entre las visitas que tuvimos en la Cárcel estuvo Silvio Rodríguez. Cantó “El breve espacio en que no estás”, una canción muy conocida de Pablo Milanés. Los gendarmes le pidieron autógrafos y se sacaron fotos. Fue un hecho inédito.

También tuvimos visitas de Joan Manuel Serrat y Patricio Manns.

Había dos compañeros que eran concertistas en guitarra. Ellos tocaban música clásica pero no me acuerdo qué piezas, no soy un erudito. Los gendarmes venían a escuchar.

El trato con los gendarmes era generalmente bueno porque ellos sabían que nosotros no éramos delincuentes y que teníamos un nivel cultural más alto. Entonces se hacía notar la diferencia.


Publicado: 27 abril 2019

El grupo Inti-Illimani en un concierto improvisado el día de su vuelta del exilio. Población Cañada Norte (Santiago), septiembre de 1988.


Con cenizas, con desgarros
con nuestra altiva impaciencia
con una honesta conciencia
con enfado, con sospecha
con activa certidumbre
pongo el pie en mi país

Pongo el pie en mi país
y en lugar de sollozar
de moler mi pena al viento
abro el ojo y su mirar
y contengo el descontento.

Vuelvo hermoso, vuelvo tierno
vuelvo con mi espera dura
vuelvo con mis armaduras
con mi espada, mi desvelo
mi tajante desconsuelo
mi presagio, mi dulzura
vuelvo con mi amor espeso
vuelvo en alma y vuelvo en hueso
a encontrar la patria pura
al fin del último beso.

Vuelvo al fin sin humillarme
sin pedir perdón ni olvido
nunca el hombre está vencido
su derrota es siempre breve
un estímulo que mueve
la vocación de su guerra
pues la raza que destierra
y la raza que recibe
le dirán al fin que él vive
dolores de toda tierra.