El cautivo de Til Til

Autor:
Patricio Manns
Testimonio de:
Fernando Aravena
Lugar y fecha:
« Los presos políticos organizábamos mateadas una o dos veces a la semana, en las que hacíamos poesía y cantábamos canciones, entre ellas “El cautivo de Til Til” de Patricio Manns, “Samba Landó” y “Vuelvo” de Inti-Illimani, “Valparaíso” del Osvaldo “Gitano” Rodríguez, y temas de Eduardo “Gato” Alquinta y Silvio Rodríguez. »
[Lee testimonio completo]

Historia de la silla

Autor:
Silvio Rodríguez
Testimonio de:
Eduardo Andrés Arancibia Ortiz
Lugar y fecha:
Cárcel de Santiago, 1980 - 1991
« Este fue uno de los cantos que Silvio Rodríguez nos regaló el día que visitó a los presos políticos en la Cárcel Pública de Santiago en 1990. Tuve la oportunidad de agradecer en nombre de Víctor Zúñiga Arellano, preso político muerto en un intento de fuga el año 1987 en la Penitenciaría de Santiago, porque este autor era una valiosa compañía en la vida clandestina de Víctor. »
[Lee testimonio completo]

O salutaris Hostia

Autor:
texto de Santo Tomás de Aquino; música de Lorenzo Perosi
Testimonio de:
Roberto Navarrete
Lugar y fecha:
Cárcel de Santiago, noviembre de 1973 - abril de 1974
« La galería de los presos políticos de la Cárcel de Santiago se constituyó cuando trasladaron un montón de gente desde el Estadio Nacional en octubre o noviembre de 1973. Yo estuve primero en el Estadio. Tenía 18 años cuando me tomaron preso. »
[Lee testimonio completo]

Pagarás (El humo del cigarrillo)

Autor:
Manuel Mantilla
Testimonio de:
Fernando Aravena
Lugar y fecha:
« Los presos políticos estábamos aislados pero cuando nos hacían bajar al patio estábamos con los presos comunes. Ellos escuchaban la canción “El humo del cigarrillo” en la radio. Esa es la primera canción que me acuerdo de la época en que estuve preso. »
[Lee testimonio completo]

Vuelvo

Autor:
Patricio Manns (letra) y Horacio Salinas (música)
Testimonio de:
Fernando Aravena
Lugar y fecha:
« En nuestras mateadas en la Cárcel de Santiago, siempre comentábamos la canción “Vuelvo”. Te daba esperanza de volver a la lucha. La cárcel era algo transitorio nomás. »
[Lee testimonio completo]