3 resultados se encontraron para «Rosalía Martínez»


Oración para que no me olvides

Autor:
letra de Óscar Castro; música de Ariel Arancibia González
Testimonio de:
Rosalía Martínez
Lugar y fecha:
Campamento de Prisioneros Cuatro Álamos, noviembre - diciembre de 1974
« Cuando Katia Chornik me contactó hace unos pocos años para pedirme que testimoniara sobre mi experiencia musical en prisión pensé que no tenía mucho que decir. Había pasado la mayor parte de mi detención en la DINA, en la casa de José Domingo Cañas, llamada Cuartel Ollagüe, luego en “Incomunicados” en Cuatro Álamos, y solamente un mes en el campo de Tres Álamos. »
[...]
« Rosalía Martínez »
[Lee testimonio completo]

Recinto: Comisaría de Carabineros, Salvador Gutiérrez con W. Martínez
No hay testimonios en este recinto de detención.
Si tuviste una experiencia musical en detención política en esta recinto, por favor compártela aquí.

Himno guerrillero

Autor:
Desconocido. Melodía rusa. Durante la época de la Revolución Rusa, surgieron varias letras con distintos contenidos ideológicos. Esta versión se basa en "Makhnovtchina", atribuida a Nestor Makhno, revolucionario anarquista ucraniano.
Testimonio de:
Julio Laks Feller
Lugar y fecha:
« A fines de septiembre de 1974, en el centro de torturas de José Domingo Cañas, se elevó despacito pero con una potencia sobrecogedora el himno de los partisanos soviéticos. Estaban torturando nuevamente a nuestro camarada y entrañable amigo Sergio Pérez Molina, dirigente del MIR, caído hacía unos días en las manos de la DINA. Lo habíamos visto ya desfigurado por los golpes y le aplicaban electricidad incluso en una herida de bala recibida en el momento de su arresto. Moren Brito se había vanagloriado de haberle pasado una camioneta sobre su cuerpo. »
[...]
« Hacía horas que Sergio se quejaba fuertemente y se oían carreras de los guardias diciendo que estaba mal. En un momento subió la tensión y un guardia gritó que estaba muy mal y que había que sacarlo de ahí. Empezaron a llevarlo arrastrándolo y cuando pasaban  delante de nuestra pieza Rosalía empezó a cantar suavemente “Por llanuras y montañas… “. Era como una manera de hablar con él y tratar de darle fuerza, decirle que estábamos ahí y que estábamos con él, porque de cierta manera esa era su canción, que tantas veces habíamos compartido. »
[Lee testimonio completo]