301 resultados se encontraron para «Oración para que no me olvides»


Oración para que no me olvides

Autor:
letra de Óscar Castro; música de Ariel Arancibia González
Testimonio de:
Rosalía Martínez
Lugar y fecha:
Campamento de Prisioneros Cuatro Álamos, noviembre - diciembre de 1974
« Cuando Katia Chornik me contactó hace unos pocos años para pedirme que testimoniara sobre mi experiencia musical en prisión pensé que no tenía mucho que decir. Había pasado la mayor parte de mi detención en la DINA, en la casa de José Domingo Cañas, llamada Cuartel Ollagüe, luego en “Incomunicados” en Cuatro Álamos, y solamente un mes en el campo de Tres Álamos. »
[...]
« Oración para que no me olvides »
[Lee testimonio completo]

P'al que se va

Autor:
Alfredo Zitarrosa
Testimonio de:
Luis Cifuentes Seves
Lugar y fecha:
Campamento de Prisioneros Chacabuco, noviembre – abril de 1974
« Marcelo Concha Bascuñán, miembro del conjunto Los de Chacabuco, fue un joven de gran carisma y habilidades personales. Había sido campeón de natación y era un destacado guitarrista y cantante. »
[...]
« En el campo de Chacabuco se destacó por su simpatía, excelente ánimo y espíritu de colaboración. A muchos de sus compañeros nos enseñó canciones, incluida esta, aunque debo señalar que nunca pude tocar el punteo tan bien como él. Marcelo fue liberado de Chacabuco en abril del 74 y está desaparecido hasta la fecha. »
[Lee testimonio completo]

La carta

Autor:
Violeta Parra
Testimonio de:
Paicavi Painemal
Lugar y fecha:
« Formamos un grupo musical con un conjunto de compañeros detenidos. Eran jovencitos, universitarios. Entre ellos venía uno que traía una guitarra. Según recuerdo, era profesor de música y le permitieron conservar el instrumento. En el grupo también tocábamos bombo y charango. Yo acompañaba en el canto. »
[...]
« A veces venían evangélicos a hacer oraciones y cantar canciones tradicionales. A mí nunca me llamó la atención eso. »
[Lee testimonio completo]

La rejita

Autor:
letra: creación colectiva; música: “Jálame la pitita” de Luis Abanto Morales (polka peruana)
Testimonio de:
Lucía Chirinos
Lugar y fecha:
Cárcel de Mujeres Buen Pastor, La Serena, octubre de 1973 - abril de 1974
« Vamos partiendo, decían “los lagartos”, como les decíamos a los Carabineros porque visten todos de verdes. Yo miraba y miraba para que no se me olvidara nada, porque quién sabe cuántos años iba a estar detenida. Emocionada también: una se asusta. Contra el tráfico, dan la vuelta en una rueda. »
[Lee testimonio completo]

Libre

Autor:
Nino Bravo
Testimonio de:
Paicavi Painemal
Lugar y fecha:
« Soy de Chol Chol, de la Comunidad Coihue. Fui detenido con otras doce personas y nos llevaron a La Segunda Comisaría de Temuco. Tenía 30 años. Me faltaba una semana para casarme. »
[...]
« El vehículo estaba habilitado con implementos para tortura. Me aplicaron corriente e hicieron simulacros de fusilamiento. Ponían canciones de Nino Bravo, especialmente “Libre”. De fondo me las ponían y fuerte para que no se escucharan tanto mis gritos. Siempre estuve vendado. »
[Lee testimonio completo]

Himno Nacional de Chile

Autor:
Eusebio Lillo y Ramón Carnicer
Testimonio de:
Boris Chornik Aberbuch
« La rutina diaria de los presos en el campamento de Puchuncaví incluía participar obligadamente en la ceremonia de izamiento y descenso de la bandera de Chile en el mástil que se encontraba a la entrada del campamento. »
[...]
« Finalmente nos reuníamos ordenadamente alrededor del mástil y el comandante daba la orden de partida a un soldado, para que comenzara a izar la bandera con lentitud, mientras nosotros, los presos, cantábamos el Himno Nacional, que incluía una estrofa poco conocida sobre los “valientes soldados”. »
[Lee testimonio completo]

Quena cautiva

Autor:
Claudio Enrique Durán Pardo (alias Quique Cruz)
Testimonio de:
Claudio Enrique Durán Pardo
Lugar y fecha:
Campamento de Prisioneros, Tres Álamos, septiembre - diciembre de 1975
« A los nueve años descendió en mis manos una quena, resplandeciente frágil y cantora. Mi pasión por ella fue instantánea, más bien, fue la quena la que me eligió para que yo la entonara.  Cinco años más tarde, a mis 14 años ya me había convertido en el quenista de un cuarteto en la zona de San Antonio. »
[Lee testimonio completo]

La muralla

Autor:
Nicolás Guillén (letra) y Quilapayún (música)
Testimonio de:
Domingo Lizama
« En la Cárcel había un chico que tocaba la guitarra. Alegraba las tardes en la celda. Todos cantábamos con él. »
[...]
« Para Navidad,  dieron permiso para que nuestras mujeres e hijos vinieran a visitarnos. Cantamos “Noche de Paz”, “Señora Doña María” y “Arrorró mi niño”. Cuando nuestras visitas nos traían comida, nosotros la compartíamos con los gendarmes. Ellos andaban cagados de hambre. Eran cabros reclutados. »
[Lee testimonio completo]

El caracolito

Autor:
Sergio Vesely
Testimonio de:
Sergio Vesely
Lugar y fecha:
« Esta canción la compuse con ocasión de una modesta fiesta infantil organizada en el patio de visitas de la Cárcel de Valparaíso. Recuerdo que los niños se divirtieron mucho ese día y disfrutaron de la actuación en que por primera vez dejé a un lado la guitara para que me acompañara un preso acordeonista. “El caracolito” es una de las tres canciones de este género que compuse estando preso. »
[Lee testimonio completo]

El rey Ñaca Ñaca

Autor:
Sergio Vesely
Testimonio de:
Sergio Vesely
« “Ñaca-ñaca” era una interjección que usabámos en el Campo de Melinka toda vez que queríamos ilustrar y ridiculizar un pensamiento negro que se nos pasaba por la mente. Quizás por eso nos pareció ser el nombre ideal para bautizar al muñeco de papel maché que hacía el rol de rey malo en las historias de títeres que presentábamos a los niños que venían a visitar a los padres cautivos, con el propósito de distraerlos un poco.  Pero no solo allí tenía Ñaca-Ñaca un rol importante. El muñeco de papel fue tomado prestado para desempeñar el rol de “actor principal” en uno de los actos culturales que solíamos realizar los presos cada viernes.  Actos a los cuales, valga decirlo, sólo asistían cautivos y guardias armados. Era un “Show de los Presos”  lleno de fantasía. »
[...]
« En nuestra obra vespertina del día viernes, un bufón con guitarra hacía el rol de director de escena e iba narrando la cruenta historia del rey malo. Yo compuse esta canción para que él la cantara al comenzar el relato. “El rey Ñaca Ñaca” es una de las tres canciones infantiles que compuse estando preso. »
[Lee testimonio completo]