Himno guerrillero

Canción de:
Desconocido. Melodía rusa. Durante la época de la Revolución Rusa, surgieron varias letras con distintos contenidos ideológicos. Esta versión se basa en "Makhnovtchina", atribuida a Nestor Makhno, revolucionario anarquista ucraniano.
Testimonio de:
Julio Laks Feller
Experiencia en:

A fines de septiembre de 1974, en el centro de torturas de José Domingo Cañas, se elevó despacito pero con una potencia sobrecogedora el himno de los partisanos soviéticos. Estaban torturando nuevamente a nuestro camarada y entrañable amigo Sergio Pérez Molina, dirigente del MIR, caído hacía unos días en las manos de la DINA. Lo habíamos visto ya desfigurado por los golpes y le aplicaban electricidad incluso en una herida de bala recibida en el momento de su arresto. Moren Brito se había vanagloriado de haberle pasado una camioneta sobre su cuerpo.

Hacía horas que Sergio se quejaba fuertemente y se oían carreras de los guardias diciendo que estaba mal. En un momento subió la tensión y un guardia gritó que estaba muy mal y que había que sacarlo de ahí. Empezaron a llevarlo arrastrándolo y cuando pasaban  delante de nuestra pieza Rosalía empezó a cantar suavemente “Por llanuras y montañas… “. Era como una manera de hablar con él y tratar de darle fuerza, decirle que estábamos ahí y que estábamos con él, porque de cierta manera esa era su canción, que tantas veces habíamos compartido.

Éramos tal vez una docena, y tomados de las manos, con los ojos vendados, seguimos todos el canto, susurrando. El joven guardia que nos vigilaba parecía paralizado por la fuerza colectiva que se desprendía de nuestras voces, que ni siquiera intentó acallar.

Los partisanos del Amur se convirtieron en partisanos del amor, como aparece en traducciones del himno que celebra el coraje de los guerrilleros que combatieron en las orillas de río de ese nombre. Era, en efecto, ese amor que nos unía el que nos daba la fuerza de resistir. También así cantamos la Internacional cuando el 5 de octubre volvieron triunfantes al recinto los asesinos de Miguel.

Pocos fuimos los sobrevivientes de ese grupo. Pero siguen resonando en nuestra memoria las voces de Lumi Videla, María Cristina López-Stewart, Aldo y Carlos Pérez Vargas, los hermanos Jorge Andrónicos Antequera y Juan Carlos Andrónicos Antequera, Antonio Llidó, Ariel Salinas, Cecilia Bojanic y su marido Flavio Oyarzún, Francisco Aedo, Mario Calderón, Alfredo Rojas Castañeda, José Jara, Manuel Villalobos, David Silberman…

La versión de la letra del himno de los partisanos rusos que cantábamos era la de los combatientes anti-franquistas, que lo adoptaron y adaptaron, como lo hicieran posteriormente luchadores contra el fascismo en otros países.

Víctimas recordadas en este testimonio:


Publicado: 19 diciembre 2014


Por llanuras y montañas
guerrilleros libres van,
los mejores luchadores
del campo y la ciudad.

Ni el dolor ni la tristeza
nos impedirán vencer,
seguiremos adelante
sin jamás retroceder.

Las banderas de combate
como mantos cubrirán,
a los bravos guerrilleros,
que en la lucha caerán.

Que el futuro no se olvide,
de cuál fue nuestra misión,
acabar con el fascismo,
que en España se instauró.