Capitán, el rumbo es una isla errante

Canción de:
Sergio Vesely
Testimonio de:
Sergio Vesely

Esta canción fue dedicada a Óscar Castro, a quien tuve la suerte de conocer en 1975 en Puchuncaví. Con su experiencia teatral - Óscar ya era un actor bastante conocido antes de caer detenido - se integró de lleno al trabajo cultural que nosotros habíamos organizado en el así llamado “Campo de Melinka”, donde todos los viernes se presentaba el espectáculo de los presos.

Nuestra amistad fue breve pero muy intensa. Varias veces, en medio de una conversación seria, él se desconectaba, se subía a un barco imaginario llamado “El Supertricio” y me invitaba a viajar con él por el reino de su fantasía. En esos momentos, yo me olvidaba de que estaba preso.


Publicado: 23 septiembre 2015


Hice buenas migas con un capitán
venerado por las aguas
y toda la fauna de mar.
Un insigne señor
amante de la aventura
comodoro mayor.

Que una noche se extravió
cuando el viento embravecido
como bramido de emperador
sopló su embarcación
sacándolo de su rumbo
llevándolo a la prisión.

¡A toda vela! ¡A navegar!
La brújula no tiene norte
el rumbo es una isla errante
capitán.

Tres días más tarde el capitán
poeta de los siete mares
amigo de la libertad
llegó a un puerto sin luz.
Su galeón medio escorado
la banderola a medio arrear.

Y yo le dije: Capitán
de madera es tu navío
de acero tu tripulación.
Vendrá un tiempo mejor
no dejes que afloje el velamen
y afila bien el espolón.

¡A toda vela! ¡A navegar!
La brújula no tiene norte
el rumbo es una isla errante
capitán.