El hombre que se convirtió en animal

Canción de:
Sergio Vesely
Testimonio de:
Sergio Vesely

Compuse esta canción poco después de haber leído La metamorfosis de Franz Kafka, que era uno de esos libros que circulaban por el Campo de Melinka de mano en mano y de cabaña en cabaña. Me imagino que no necesito decir quién es el metamorfoseado del cual aquí se habla. Por razones de seguridad estos versos sólo se cantaron en voz baja y ante un público selecto de presos políticos.


Publicado: 23 septiembre 2015


Esta historia es la triste historia
del arquetipo de un ser servil,
dueño de su ropaje mas no de su mente.
Un bípedo vil y obediente
que enfermó de poder,
a pesar de su padecer,
pero lloró como un demente
pues no podía ser valiente
con un súbdito en la piel.

Entonces le creció un colmillo feroz,
le salieron garras en cada extremidad
y con ellas cavó en la tierra una guarida.
Por fin la fiera en él nacía.
Su hambre llegó a ser voraz,
su crueldad no tuvo parangón
y su cerebro fue una barriga,
tumba de toda fantasía,
cárcel de la imaginación.

Al cabo de tres años de preparación
decidió cumplir su mayor aspiración,
atacar la morada del regente,
un hombre vivaz y elocuente.
Alistó su batallón,
limpió la boca del cañón
y ordenó fuego a la tropa
mientras sacó lustre a la bota
que iba a vestir de dictador.

Y a partir de ese momento
nadie pudo salvar a ese hombre
de bajar a la gruta del animal,
donde finalmente terminó
siendo igual que su antepasado.