Futuro

Autor:
Sergio Vesely
Testimonio de:
Sergio Vesely
Lugar y fecha:

El sueño del preso político era recobrar la libertad. Todos nos alegrábamos cuando uno de nosotros salía de la cárcel, aunque ver partir a un camarada no fuese nada de fácil. Menos aún para los que sospechaban que jamás llegarían a gozar de ese privilegio.

Cuesta describir lo que uno sentía al leer el documento oficial en que se nos comunicaba la buena noticia. A partir de ese momento no hacíamos más que pensar en lo que iba a ser nuestro futuro más allá de las murallas: el capítulo cárcel estaba por cerrarse. Volvíamos a nacer.

A mí me tocó vivir esa eufórica fase del “aún preso que tira líneas al futuro” entre septiembre y noviembre de 1976. Al principio, en la ex-Cárcel de Valparaíso y luego en Santiago, en la Cárcel de Capuchinos.  Entonces,  yo sabía que mi camino hacia la libertad iba a ser un poco más largo que aquel que transita uno que sale caminando del presidio. Mi condena era de extrañamiento. Exilio. Es decir, yo tenía que subirme a un avión y volar varias horas antes de aterrizar en la libertad.

Mis pensamientos se llenaban de dudas y preguntas sin respuesta. Un día me presté una guitarra - esa fiel amiga que nunca me faltó en el encierro - y comencé a ponerles música. Sólo mis compañeros de celda me escucharon cantar estos versos esperanzados.


Publicado: 23 septiembre 2015


Propongo decir futuro
y caminar toda la vida por él.
Propongo acumular ojos
que no soporten el mundo sin él,
sin tener un ideario,
sin objetivos ni sueños.
Un hombre, un niño, una mujer,
un ser anciano, uno que va a nacer,
todos irán tras la huella
del tiempo que siempre pasa
y se resiste a que lo amarren al pasado.

Propongo cantar futuro
si alguien le amputa las alas a él.
Propongo furias gigantes
al desafiar al verdugo de él,
de la esperanza y la luz,
al sicario de la historia.
Mano en mano, piel en piel,
salga el pueblo, salga a ver,
rompa el gañán las cadenas,
alce su voz el que anhela
tomar las riendas de su vida en el mañana.

Propongo escribir futuro
y concebir el poema de él.
Propongo música nueva
en armonía perfecta con él,
con la mutable materia
del amor y sus productos.
Y en la era del dolor,
en la alcoba del rencor,
propongo un sol en la noche,
propongo un salto a lo nuevo,
hay un comienzo más allá de las murallas.