Amor de media tarde

Autor:
Sergio Vesely
Testimonio de:
Sergio Vesely
Lugar y fecha:
« Esta canción fue dedicada a Graciela Navarro, quien llegaba a embellecer mi vida de prisionero los días que teníamos permitido recibir visita. Durante la semana, cuando la monotonía de las horas se hacía insoportable, ella aprovechaba su tiempo libre para traerme rosas y breves mensajes de amor a la puerta del presidio. »
[Lee testimonio completo]

Canción de un hombre medio

Autor:
Sergio Vesely
Testimonio de:
Sergio Vesely
Lugar y fecha:
« En las discusiones políticas siempre se hablaba despectivamente de la clase media. Para los ideólogos marxistas presos, ese gran sector de la sociedad estaba apoyando mayoritariamente a la dictadura y era necesario revertir esa tendencia. No se trataba de un apoyo activo, sino más bien pasivo. »
[Lee testimonio completo]

Canción del desaparecido

Autor:
Sergio Vesely
Testimonio de:
Sergio Vesely
Lugar y fecha:
« Varios de mis amigos y compañeros desaparecieron después de caer detenidos. La dictadura negaba conocer su paradero, pero yo sabía que mentían. Muchos de ellos estuvieron presos conmigo en los calabozos de Villa Grimaldi. Esta canción se cantó en una celda de la Cárcel de Valparaíso con un vigía parado al lado de la puerta, por si se acercaba algún gendarme. »
[Lee testimonio completo]

Cómo hacer para darte una idea

Autor:
Sergio Vesely
Testimonio de:
Sergio Vesely
Lugar y fecha:
« Esta es una de las dos canciones que escribí desde la prisión a mi amada Graciela Navarro. Es un intento de aproximarme a ella contándole detalles de lo que era mi mundo cotidiano y de lo que yo sentía viviendo la vida del cautivo. »
[Lee testimonio completo]

El caracolito

Autor:
Sergio Vesely
Testimonio de:
Sergio Vesely
Lugar y fecha:
« Esta canción la compuse con ocasión de una modesta fiesta infantil organizada en el patio de visitas de la Cárcel de Valparaíso. Recuerdo que los niños se divirtieron mucho ese día y disfrutaron de la actuación en que por primera vez dejé a un lado la guitara para que me acompañara un preso acordeonista. »
[Lee testimonio completo]

Ese general

Autor:
Sergio Vesely
Testimonio de:
Sergio Vesely
Lugar y fecha:
« La noche del 24 de marzo de 1976, los habitantes de la celda 198 casi no cerramos los ojos. El motivo fue que nos trenzamos en una larga y acalorada discusión acerca de las perspectivas de la revolución en los países del Cono Sur de América. »
[Lee testimonio completo]

Futuro

Autor:
Sergio Vesely
Testimonio de:
Sergio Vesely
Lugar y fecha:
« El sueño del preso político era recobrar la libertad. Todos nos alegrábamos cuando uno de nosotros salía de la cárcel, aunque ver partir a un camarada no fuese nada de fácil. Menos aún para los que sospechaban que jamás llegarían a gozar de ese privilegio. »
[Lee testimonio completo]

Himno a la alegría

Autor:
original de Friedrich von Schiller (letra) y Ludwig van Beethoven (música). Versión libre en español de Amado Regueiro Rodríguez, aka Orbe (letra) y Waldo de los Ríos (música), popularizada en Chile por Miguel Ríos.
Testimonio de:
Luis Madariaga
Lugar y fecha:
« En la Cárcel se cantaba cuando algún compañero partía  hacia el exilio o a la libertad. Era una bomba inmensa de fuerza, solidaridad y hermandad férrea, creada en los largos meses de cautiverio, que intententaba buscar salida desde nuestros corazones. »
[Lee testimonio completo]

Hoy fue día de visitas

Autor:
Sergio Vesely
Testimonio de:
Sergio Vesely
Lugar y fecha:
« El día de visitas era un día excepcional  que  rompía con la rutina monótona de todos los demás días de la semana. Esta canción la compuse en la Cárcel de Valparaíso, donde la canté innumerables veces  acompañado por mi querido y recordado compañero de celda: el músico porteño Antonio Suzarte. »
[Lee testimonio completo]

Sueños de mi encierro

Autor:
Mario Patricio Cordero Cedraschi
Testimonio de:
Mario Patricio Cordero Cedraschi
Lugar y fecha:
Cárcel de Valparaíso, invierno de 1975
« Llevaba ya dos años en prisión y la permanencia en la cárcel se prolongaba. Al observar en las visitas que muchos prisioneros tenían hijos, mujer, familia... En mí, por haber sido detenido tan joven, con apenas 19 años, crece la inquietud de tener que morir sin haber procreado, sin haber llegado a conocer lo que es este maravilloso sentimiento humano. »
[Lee testimonio completo]