Amor de media tarde

Autor:
Sergio Vesely
Testimonio de:
Sergio Vesely
Lugar y fecha:

Esta canción fue dedicada a Graciela Navarro, quien llegaba a embellecer mi vida de prisionero los días que teníamos permitido recibir visita. Durante la semana, cuando la monotonía de las horas se hacía insoportable, ella aprovechaba su tiempo libre para traerme rosas y breves mensajes de amor a la puerta del presidio.


Publicado: 23 septiembre 2015


Tengo un amor de media tarde
acunado en un traspatio de cárcel.
Es mi verdad de carne y hueso,
cuerpo de mujer al viento.

De dos a cuatro me viene a ver,
entonces algo que me vuela lejos,
su beso, su palabra.
Eres tú un candado suelto
un pájaro lleno de alas para mí.

Ella una flor y yo el jardinero,
ella la paloma libre y yo el nido.
Pudo arrancar al primer tiro,
pero ella quiso estar conmigo.

De dos a cuatro, jugando en su pelo,
voy hilando un sueño nuevo,
amor, cuánto más quiero.
Eres tú un candado suelto
un pájaro lleno de alas para mí.

De dos a cuatro la visita termina,
ella al mundo con mi trigo
y yo a la celda con su abrigo.
Eres tú un candado suelto
un pájaro lleno de alas para mí.