Pagarás (El humo del cigarrillo)

Autor:
Manuel Mantilla
Testimonio de:
Fernando Aravena
Lugar y fecha:

Los presos políticos estábamos aislados pero cuando nos hacían bajar al patio estábamos con los presos comunes. Ellos escuchaban la canción “El humo del cigarrillo” en la radio. Esa es la primera canción que me acuerdo de la época en que estuve preso.

El canto era importante cuando estábamos en los calabozos. Yo cantaba con un compañero que estaba unas cuatro celdas más allá. No me acuerdo qué cantábamos porque recién nos habían detenido.

También había menores presos. Ellos cantaban, no las canciones nuestras sino rancheras, cosas más populares.

Siempre se cantaba. La música servía para aliviar dolores grandes.

Para los presos políticos el canto nos permitía desarrollar la esperanza y hermandad entre nosotros, y muchas otras cosas más. Era nuestro salvavidas, nuestro refugio. Parece que cantar es algo intrínseco del ser humano.

El preso político puede estar días incomunicado. Un preso común se aburre, se ahorca. Nosotros no: tenemos el canto, la entereza, la lucha. Eso nos lleva adelante y nos diferencia de los presos comunes.


Publicado: 27 abril 2019


Quiero ponerme a beber
y un cigarrillo fumar
y a la mujer que mató
mis sentimientos ir a buscar.

No, no debiste jugar
con mi tonto corazón
lo que hiciste con mi amor
te juro pronto vas a pagar.

No estoy triste
no es mi llanto.
es el humo del cigarrillo
que me hace llorar.

Quién te crees
una diosa
flor hermosa que algún día
te marchitarás.