El baile de los que sobran

Canción de:
Los Prisioneros
Testimonio de:
Eduardo Andrés Arancibia Ortiz
Experiencia en:

A Los Prisioneros los conocí a través del programa “Hecho en Chile” de la Radio Galaxia, conducido por Sergio “Pirincho” Cárcamo. Su música se instaló como nuestra trinchera y poética musical, concordante con todas las formas de lucha que se erguían contra la dictadura.

Ya por el año 1976 escuchaba el programa “Nuestro Canto” de Miguel Davagnino en la Radio Chilena, y desde 1986 la música refractaria a la dictadura en la Radio Umbral, con el recordado Pedro Henríquez. Este era el panorama radial que permitía oír las voces y sonidos de la resistencia.

Así iba capeando soledades, primero en la clandestinidad y luego en prisión, cultivando artísticamente mi propio proyecto político revolucionario. En la Cárcel, siempre tenía algún aparato de radio acompañándome y atento a mis propuestas políticas vestidas de poesía y porvenir.

Los ladridos de perro de “El baile de los que sobran” calaron hondo en mí. Vienen de antes del golpe, de “Luchín” de Víctor Jara, y reaparecen rockeros en paisajes populares.

El fiel amigo canino, siempre junto a los pobres, ha de rehacernos, de restañar la esperanza. Esa figura cuadrúpeda hoy es emblemática en la sublevación popular, a través del Negro Matapacos. Ahora sí.

En una visita de nuestros familiares, mi hermano pequeño de trece años ya me decía que Los Prisioneros sintetizaban savia rebelde.

Empatizar con aquel trozo de cariño, mi hermano, fue lo que tal vez hasta hoy me sigue guiando. Esos fueron, son y serán también Los Prisioneros, portadores de todas las luchas por la humanidad. De ayer, hoy y por el mañana.

Víctimas recordadas en este testimonio:


Publicado: 15 diciembre 2019


Es otra noche más de caminar
Es otro fin de mes sin novedad
Tus amigos se quedaron igual que tú
Este año se les acabaron
los juegos... los doce juegos.

(Coro)
Únanse al baile de los que sobran
Nadie nos va a echar de más
Nadie nos quizo ayudar de verdad.

Nos dijeron cuando chicos
Jueguen a estudiar
Los hombres son hermanos
y juntos deben trabajar.

Oías los consejos
los ojos en el profesor
Había tanto sol sobre las cabezas
Y no fue tal verdad
porque esos juegos al final
Terminaron para otros
con laureles y futuros
Y dejaron a mis amigos
pateando piedras.

(Coro)

Hey, conozco unos cuentos
sobre el futuro.
Hey, el tiempo en que los aprendí
fue más seguro.

Bajo los zapatos
barro más cemento
El futuro no es ninguno
de los prometidos en los doce juegos.

A otros enseñaron secretos que a ti no
A otros dieron de verdad
esa cosa llamada educación
Ellos pedían esfuerzo
ellos pedían dedicación
¿Y para qué? para terminar bailando
y pateano piedras.

(Coro)