O salutaris Hostia

Canción de:
texto de Santo Tomás de Aquino; música de Lorenzo Perosi
Testimonio de:
Roberto Navarrete
Experiencia en:
Cárcel de Santiago, noviembre de 1973 - abril de 1974

La galería de los presos políticos de la Cárcel de Santiago se constituyó cuando trasladaron un montón de gente desde el Estadio Nacional en octubre o noviembre de 1973.

Yo estuve primero en el Estadio. Tenía 18 años cuando me tomaron preso.

Los presos políticos estábamos en la galería 5. Entre otros, había periodistas, médicos, actores y un senador.

Nuestra galería estaba cercana a la galería donde estaban recluidos los militares constitucionalistas de la Fuerza Aérea, incluyendo el padre de Michelle Bachelet.

Las actividades públicas que realizábamos en la Cárcel eran jugar fútbol, ajedrez, ping pong y una variedad de talleres de formación.

Había un coro. No me acuerdo cuándo o cómo exactamente se formó.

La mayoría de los integrantes eran mucho mayores que yo. El director era un preso político y había sido diácono cuando joven. El coro sonaba bonito.

Sólo me recuerdo de una obra que cantamos: “O salutaris Hostia”, que era una canción religiosa interpretada a varias voces.

Me recuerdo de ésta porque yo nunca habría cantado una canción de este tipo. Yo era totalmente ateo. Tenía además una cierta resistencia interna: ¿cómo íbamos a estar cantando cantos religiosos si nosotros cantábamos canciones revolucionarias?

Como nadie leía música, en los ensayos el director tiene que habernos dicho “ya, esta voz suena así, y la otra así”.

La pasábamos bien en los ensayos. A todos los que estábamos ahí nos gustaba cantar. 

Cantamos “O salutaris Hostia” en varios eventos organizados por los presos políticos, inclusive uno en que fuimos a cantarles a los presos comunes. Fue una sensación de haber hecho un buen trabajo.

El oficial de Gendarmería a cargo de nosotros (suboficial Chandía) nos daba arengas y nos decía “los presos políticos son muy malevolentes.”

Entre nosotros llamábamos al oficial “el malevolente”. Entonces para demostrarle que éramos serios, le cantábamos “O salutaris Hostia”.

Me imagino que debe haber quedado bien impresionado ya que estaba acostumbrado a tratar con presos comunes.


Publicado: 23 octubre 2015


O salutaris Hostia
Quae coeli pandis ostium
Bella premunt hostilia.

Da robur, fer auxilium.

Uni trinoque Domino
Sit sempiterna gloria
Qui vitam sine termino
Nobis donet in patria.

Amen.