Libre

Canción de:
Nino Bravo
Testimonio de:
Paicavi Painemal
Experiencia en:

Soy de Chol Chol, de la Comunidad Coihue. Fui detenido con otras doce personas y nos llevaron a La Segunda Comisaría de Temuco. Tenía 30 años. Me faltaba una semana para casarme.

Estuve cinco años preso. No me pude ir al exilio porque los señores políticos dijeron que yo era un mapuchito. Me aserrucharon el piso. Pero como soy mapuche me devolví a mi comunidad.

Antes de llegar la Cárcel de Temuco, me llevaron en vehículo a un lugar que parece haber sido el Puente Viejo sobre el Río Cautín. Yo sentía pasar el tren y el ruido del agua.

El vehículo estaba habilitado con implementos para tortura. Me aplicaron corriente e hicieron simulacros de fusilamiento. Ponían canciones de Nino Bravo, especialmente “Libre”. De fondo me las ponían y fuerte para que no se escucharan tanto mis gritos. Siempre estuve vendado.

Cuando me acuerdo de la tortura, al tiro me viene a la cabeza “Libre”. Pero casi no me puedo acordar de la melodía, porque no he escuchado las canciones de Nino Bravo desde esa época.

Hubo presos que fueron más fuertes. Otros fueron más débiles. Yo soy cuero de chancho y aguanté. Por eso estoy acá.


Publicado: 22 noviembre 2017


Tiene casi veinte años y ya está
cansado de soñar,
pero tras la cementera está su hogar,
su mundo, su ciudad.
Piensa que la alambrada sólo es
un trozo de metal,
algo que nunca puede detener
sus ansias de volar.

Libre,
como el sol cuando amanece,
yo soy libre como el mar
como el ave que escapó de su prisión
y puede, al fin, volar.
Como el viento que recoge mi lamento
y mi pesar,
camino sin cesar
detrás de la verdad
y sabré lo que es al fin, la libertad.

Con su amor por montera se marchó
cantando una canción,
marchaba tan feliz que escuchó
la voz que le llamó,
y tendido en el suelo se quedó
sonriendo y sin hablar,
sobre su pecho flores carmesí,
brotaban sin cesar.

Libre,
como el sol cuando amanece,
yo soy libre como el mar
como el ave que escapó de su prisión
y puede, al fin, volar
como el viento que recoge mi lamento
y mi pesar,
camino sin cesar
detrás de la verdad
y sabré lo que es al fin, la libertad.