Eran tres alpinos

Autor:
Desconocido. Canción infantil, tradicional española
Testimonio de:
María Cecilia Marchant Rubilar
Lugar y fecha:
Cárcel de Mujeres Buen Pastor, La Serena, septiembre de 1973 - enero de 1974

Adaptamos esta canción e hicimos una obra de teatro con ella. Cada una de nosotras era un personaje.  En esto ocupamos bastante tiempo. Presentamos la obra entre nosotras, en los dos hogares de la cárcel: el Regina Coellys y el Alborada.  El Alborada era parte del Buen Pastor pero no del recinto carcelario.  En el Alborada había también presas políticas.

La experiencia musical definitivamente se transformó en un eje. También bailábamos. Había una compañera que cantaba tango muy lindo, entonces tratábamos de bailar tango.  A veces Lucía con su guitarra tocaba música más tropical y bailábamos.

Estando presa nunca se pierde la esperanza.  Sabíamos que en algún momento íbamos a salir.  Yo creo que ninguna de las que estaba ahí tenía algún cargo para estar detenida.  El Golpe de Estado fue una cosa horrenda que pasó en este país. No hay derecho que te encarcelen por ideas, por querer un mejor país, más solidario, más justo, con más esperanzas… Dentro de la cárcel haces todo lo posible por sobrevivir.  Bajo la tortura, bajo la presión, bajo el encierro, se trata de hacer lo posible por salir.  Y creo que eso fue lo que hicimos nosotras, tratar de salir adelante, de salir con vida.


Publicado: 02 enero 2016


Eran tres alpinos que venían de la guerra
eran tres alpinos que venían de la guerra
y tia y tai, rataplán, que venían de la guerra.

Y el más chiquito traía un ramo de flores
y el más chiquito traía un ramo de flores
y tia y tai, rataplán, traía un ramo de flores.

Y la princesa que estaba en la ventana
y la princesa que estaba en la ventana
y tia y tai, rataplán, que estaba en la ventana.

Oh buen alpino me das tan bellas flores
oh buen alpino me das tan bellas flores
y tia y tai, rataplán, me das tan bellas flores.

Yo te las doy, si te casas conmigo
yo te las doy, si te casas conmigo
y tia y tai, rataplán, si te casas conmigo.

Dile a papá, él te contestará
dile a papá, él te contestará
y tia y tai, rataplán, él te contestará.

Oh mi buen rey, yo me caso con su hija
oh mi buen rey, yo me caso con su hija
y tia y tai, rataplán, yo me caso con su hija.

Vete de aquí, o te mando fusilar
vete de aquí, o te mando fusilar
y tia y tai, rataplán, o te mando fusilar.

Y al otro día, murió fusilado
y al otro día, murió fusilado
y tia y tai, rataplán, murió fusilado.

Y la princesa también murió de pena
y la princesa también murió de pena
y tia y tai, rataplán, también murió de pena.

Y el pobre rey se fue a morir a China
y el pobre rey se fue a morir a China
y tia y tai, rataplán, se fue a morir a China.

Y a los tres días todos resucitaron
y a los tres días todos resucitaron
y tia y tai, rataplán, todos resucitaron.

Y la princesa se casó con el alpino
y la princesa se casó con el alpino
y tia y tai, rataplán, se casó con el alpino.

Y así nació la bella rosa alpina
y así nació la bella rosa alpina
y tia y tai, rataplán, la bella rosa alpina.