94 resultados se encontraron para «Eran tres alpinos»


Eran tres alpinos

Autor:
Desconocido. Canción infantil, tradicional española
Testimonio de:
María Cecilia Marchant Rubilar
Lugar y fecha:
Cárcel de Mujeres Buen Pastor, La Serena, septiembre de 1973 - enero de 1974
« Adaptamos esta canción e hicimos una obra de teatro con ella. Cada una de nosotras era un personaje.  En esto ocupamos bastante tiempo. Presentamos la obra entre nosotras, en los dos hogares de la cárcel: el Regina Coellys y el Alborada.  El Alborada era parte del Buen Pastor pero no del recinto carcelario.  En el Alborada había también presas políticas. »
[...]
« Eran tres alpinos que venían de la guerra »
[Lee testimonio completo]

Himno a la alegría

Autor:
original de Friedrich von Schiller (letra) y Ludwig van Beethoven (música). Versión libre en español de Amado Regueiro Rodríguez, aka Orbe (letra) y Waldo de los Ríos (música), popularizada en Chile por Miguel Ríos.
Testimonio de:
Luis Madariaga
Lugar y fecha:
« En la Cárcel se cantaba cuando algún compañero partía  hacia el exilio o a la libertad. Era una bomba inmensa de fuerza, solidaridad y hermandad férrea, creada en los largos meses de cautiverio, que intententaba buscar salida desde nuestros corazones. Creo que esa experiencia nos marcó a todos. »
[...]
« volverán a ser hermanos. »
[Lee testimonio completo]

Himno a la alegría

Autor:
original de Friedrich von Schiller (letra) y Ludwig van Beethoven (música). Versión libre en español de Amado Regueiro Rodríguez, aka Orbe (letra) y Waldo de los Ríos (música), popularizada en Chile por Miguel Ríos.
Testimonio de:
Amelia Negrón
Lugar y fecha:
« Todos los preparativos se intensificaban para esa noche de miércoles. Iba a ser una noche diferente, nos habíamos organizado en secreto entre nosotras, pero más importante aún, nos habíamos organizado con los compañeros presos. No tengo claro si ellos habían aceptado la idea o nos la habían propuesto. A estas alturas ese detalle no es relevante. »
[...]
« volverán a ser hermanos. »
[Lee testimonio completo]

Himno a la alegría

Autor:
original de Friedrich von Schiller (letra) y Ludwig van Beethoven (música). Versión libre en español de Amado Regueiro Rodríguez, aka Orbe (letra) y Waldo de los Ríos (música), popularizada en Chile por Miguel Ríos.
Testimonio de:
Renato Alvarado Vidal
« Amado Regueiro Rodríguez, aka Orbe (letra) y Waldo de los Ríos (música), popularizada por Miguel Ríos. »
[...]
« volverán a ser hermanos. »
[Lee testimonio completo]

Hoy fue día de visitas

Autor:
Sergio Vesely
Testimonio de:
Sergio Vesely
Lugar y fecha:
« El día de visitas era un día excepcional  que  rompía con la rutina monótona de todos los demás días de la semana. Esta canción la compuse en la Cárcel de Valparaíso, donde la canté innumerables veces  acompañado por mi querido y recordado compañero de celda: el músico porteño Antonio Suzarte. »
[...]
« un trajín interminable de esperanzas y fantasías. »
[Lee testimonio completo]

El rey Ñaca Ñaca

Autor:
Sergio Vesely
Testimonio de:
Sergio Vesely
« “Ñaca-ñaca” era una interjección que usabámos en el Campo de Melinka toda vez que queríamos ilustrar y ridiculizar un pensamiento negro que se nos pasaba por la mente. Quizás por eso nos pareció ser el nombre ideal para bautizar al muñeco de papel maché que hacía el rol de rey malo en las historias de títeres que presentábamos a los niños que venían a visitar a los padres cautivos, con el propósito de distraerlos un poco.  Pero no solo allí tenía Ñaca-Ñaca un rol importante. El muñeco de papel fue tomado prestado para desempeñar el rol de “actor principal” en uno de los actos culturales que solíamos realizar los presos cada viernes.  Actos a los cuales, valga decirlo, sólo asistían cautivos y guardias armados. Era un “Show de los Presos”  lleno de fantasía. »
[...]
« las fiestas del pueblo eran como un velorio. »
[Lee testimonio completo]

Himno de Puchuncaví

Autor:
Sergio Vesely
Testimonio de:
Sergio Vesely
« Pocas semanas antes de ser trasladado a la Cárcel de Valparaíso, donde se me haría un consejo de guerra por diversas supuestas infracciones a la Ley de Seguridad Interior del Estado y a otras disposiciones militares vigentes durante el estado de sitio, compuse una canción que yo mismo denominé himno, dado que el objetivo era que se cantara en grupo al término de nuestros Actos Culturales de los días viernes. La canción está concebida de tal forma que podía ser cantada por todos los detenidos, independientemente de su filiación política. La única forma de fortalecer la unidad de los detenidos era tomar conciencia del hecho de que todos estábamos compartiendo la misma suerte. »
[...]
« Desde los picos cordilleranos, »
[Lee testimonio completo]

El barco de papel

Autor:
Julio Numhauser, popularizada por el grupo Amerindios.
Testimonio de:
Carlos Muñoz
Lugar y fecha:
« Una de las canciones más importantes en los campos de detención. Imposible contar cuántas veces la cantamos. Cada vez que alguien salía en libertad desde uno de los campos de detención o había suficiente información de que sería enviado al exilio, un coro gigante cantaba esta canción en un poderoso unísono. Nadie lo podría olvidar. Especialmente relevante en Tres Álamos ya que era el campo ‘de salida’. »
[...]
« por el mar de la esperanza »
[Lee testimonio completo]

El barco de papel

Autor:
Julio Numhauser, popularizada por el grupo Amerindios.
Testimonio de:
José Selín Carrasco Vargas
« Mientras estábamos prisioneros en Melinka, cada vez que uno de nosotros salía en libertad se le cantaba esta canción. Recuerdo a un compañero apodado Bigote Molina cantándola cuando partíamos a Tres Álamos, donde nos liberarían unos días después. »
[...]
« por el mar de la esperanza »
[Lee testimonio completo]

Se escucha muy lejos

Autor:
Creación colectiva
Testimonio de:
Ignacio Puelma
Lugar y fecha:
« El ruido del mar lo traía el viento y traspasaba las cabañas del Campo de Prisioneros de Ritoque. Era la música cotidiana que el océano nos regalaba. Atrás habían quedado los centros de tortura, los tormentos más crueles parecían lejanos, esa percepción ayudaba a reconstruirnos. Ritoque, Puchuncaví, Tres Álamos y otros centros masivos de prisioneros eran lugares bullentes de actividad. Pese a las carencias y el hecho mismo de estar en prisión, por todos lados brotaba movimiento: cursos, artesanías, deporte, debates, ajedrez, teatro, literatura, cantos… en fin, palpitaba la vida después de las peores pesadillas vividas. Volver a ellas siempre era una posibilidad, tal es así que varios de los nuestros volvieron a centros de tortura de la DINA. »
[...]
« Dos voces quisieran cantarle a la vida »
[Lee testimonio completo]