No soy de aquí (A mi compañera)

Canción de:
Facundo Cabral, con letra modificado por un preso político
Testimonio de:
Alfonso Padilla Silva
Experiencia en:

El coro cantó una pieza “A mi compañera”, con la música de “No soy de aquí, ni soy de allá”, de Facundo Cabral. No recuerdo quién escribió el texto. Pero así es como la anoté en uno de los diez cuadernos en los que recopilé canciones durante mi detención.

Las compañeras detenidas respondieron al coro de hombres con la canción “A mi compañero”, que tenía la música de la zamba argentina “Mujer, niña y amiga”, de Robustiano Figueroa Reyes.

La letra de la canción estaba modificada así:

Déjame entonar mi canto de esperanza,
quiero yo entregarte mi alma, mis anhelos,
mis alegrías, penas, mi confianza
de libertad, un futuro más sereno.

Sueño con el día en que todo haya acabado,
ya no más tormentos, ya no más porfías,
nuestros esfuerzos, nuestras energías
a continuar su rumbo ya trazado.

Dame la luz de tu mirada,
quiero tu pan de libertad
unidos por siempre en un destino
compañero y amigo.

Son tantos recuerdos los que compartimos
esas quietas tardes, muchos rostros tibios,
un decirnos todo sin decirnos nada
un pasar sin rumbo, de esperanza vaga.

Es tanta la dicha que tú me has brindado,
es tanto el cariño que yo te he entregado,
mi camino, el tuyo, tu destino, el mío,
brindaremos juntos de nuestro nuevo vino.

La experiencia de los presos de numerosos campos de concentración y cárceles a lo largo del país indican que el ejercicio de alguna actividad cultural y artística, sea creación de obras teatrales y su presentación, la escritura de poemas y relatos (también de ensayos), la artesanía o la música, tuvo una importancia capital para fortalecer la moral individual y colectiva, la actitud de resistencia y el sentido de cuerpo de los presos políticos.

Cada vez que se hacía arte, con todas las dificultades y limitaciones que imponían las difíciles condiciones, era un acto de afirmación de humanidad y de vida. Cada logro era un pequeño tramo que se le ganaba a la dictadura.


Publicado: 15 diciembre 2014


Letra modificada

Me gustas cuando llegas a nuestro Estadio
formada entre las compañeras, querida,
y yo contemplo tu figura de espiga
vuelvo a soñar.

Me gusta estar tendido siempre muy cerca
de tu mirada de tristeza serena
que al encontrarse con la mía refleja
tu soledad que quiere huir.

Somos de aquí, somos de allá
es nuestro hogar, la libertad
y si hoy no está junto a los dos
retornará.

Me gusta oír esa canción de esperanza
que siempre entonas en la tarde, callada,
y en tu sentir de compañera amada
la vida se abre como un sol.

Te llevaré prendida dentro del alma
cuando regreses a la casa soñada
y en un abrazo fraternal, camarada,
no olvidaremos el ayer.

Somos de aquí, somos de allá...