899 resultados se encontraron para «No soy de aquí (A mi compañera)»


No soy de aquí (A mi compañera)

Canción de:
Facundo Cabral, con letra modificado por un preso político
Testimonio de:
Alfonso Padilla Silva
Experiencia en:
« El coro cantó una pieza “A mi compañera”, con la música de “No soy de aquí, ni soy de allá”, de Facundo Cabral. No recuerdo quién escribió el texto. Pero así es como la anoté en uno de los diez cuadernos en los que recopilé canciones durante mi detención. »
[...]
« No soy de aquí (A mi compañera) »
[Lee testimonio completo]

El letrado

Canción de:
Quelentaro (Gastón y Eduardo Guzmán)
Testimonio de:
Luis Cifuentes Seves
Experiencia en:
Campamento de Prisioneros Chacabuco, noviembre de 1973 - febrero de 1974
« Desde la primera vez que la escuché, me impresionó la interpretación del dúo Quelentaro de esta canción de su autoría, de aquí que siempre tratara de cantarla en su estilo. Nunca la canté sobre un escenario, sino sólo para mí o para pequeños grupos de amigos en guitarreos colectivos. »
[Lee testimonio completo]

Zamba para no morir

Canción de:
Hamlet Lima Quintana
Testimonio de:
Ana María Jiménez
Experiencia en:
Villa Grimaldi, Abril 1975
« Quiero hacer un recuerdo de una noche en Villa Grimaldi. »
[...]
« Allí la guardia me paró y me dijo que no me pasara con cancioncitas políticas. Que cantara una cumbia o una de Roberto Carlos. Me quedé muda. Y entonces nos llevaron de vuelta a las celdas, pero antes de entrar me dijo: “Aquí te quedai, por porfiada”. En el patio estuve un largo tiempo. Tenía miedo, frío, pero sentía que había hecho un mínimo acto de resistencia y eso me ayudó. »
[Lee testimonio completo]

Palabras para Julia

Canción de:
José Agustín Goytisolo (letra) y Paco Ibáñez (música)
Testimonio de:
Amelia Negrón
Experiencia en:
Campamento de Prisioneros, Tres Álamos, 1975 y 1976, hasta el cierre de Tres Álamos el 28 de noviembre de 1976
« Éramos muchas. A pesar de las circunstancias habíamos logrado inventar nuestro propio mundo, con nuestras reglas, de acuerdo a lo que pensábamos y queríamos para nosotras, nuestras familias y el pueblo de Chile entero. Ambiciosas, podría pensarse, y sí, lo éramos. La mayoría lo seguimos siendo y seguramente así seremos hasta el final. »
[...]
« Los habían confeccionado las presas políticas, se contaban entre ellos, conocían nuestros nombres, sabían de nuestra lucha, de nuestra resistencia frente a la tortura, y no podían creer que nosotras lográramos desde ese antro transmitir nuestra alegría de vivir, de seguir adelante, de gritar en silencio aquí estamos, aquí seguimos. Así es que compraban, compraban para ellas, para regalarles a sus hijas, amigas y madres. »
[Lee testimonio completo]

El cautivo de Til Til

Canción de:
Patricio Manns
Testimonio de:
Renato Alvarado
« Llegué a Tres Álamos la víspera de la partida de un grupo numeroso hacia México, entre los cuales se contaba el doctor Ipinza, de modo que él me dejó en herencia el cargo de médico, los remedios aportados por la Cruz Roja y su lugar en el Consejo de Ancianos. Este último título, a los 28 años, me pareció curioso, pero también entendible, por la consideración social que habitualmente tienen los sanadores en todas las tribus; esto fue el origen de este cuento, y también de la mentada huelga médica, pero eso es otra historia. »
[...]
« El siguiente fui yo y no dejé pasar la ocasión para ser todo lo ofensivo que acostumbraba en tales ocasiones, total ya sabía que el castigo iba a caer igual; cuando llegaron las bofetadas yo ya estaba en guardia y pude barajarlas sin problemas; entonces fue el turno de Toluca. Este compañero era de contextura muy menuda, no debe haber pesado ni sesenta kilos, y durante todo este rato había tenido tiempo para preparar su actuación: al primer puñetazo asestado por el paco, Toluca voló por encima del escritorio arrasando todo a su paso y destrozando la gran máquina de escribir que allí se encontraba. A través de la puerta – que había quedado abierta – yo veía a Toluca tirado en un rincón en medio de los escombros, diciéndole a Pacheco “…¡qué derechazo que tiene usted, Comandante!…” mientras el policía miraba estúpidamente su mano aún empuñada y el destrozo que había causado, tratando de comprender cómo era que él había provocado tal desastre. »
[Lee testimonio completo]

Vuelvo

Canción de:
Patricio Manns (letra) y Horacio Salinas (música)
Testimonio de:
Fernando Aravena
Experiencia en:
« En nuestras mateadas en la Cárcel de Santiago, siempre comentábamos la canción “Vuelvo”. Te daba esperanza de volver a la lucha. La cárcel era algo transitorio nomás. »
[...]
« Hay compañeros que se fueron al extranjero. Me ofrecieron ir a Noruega, pero ¿haber luchado por recuperar este país y tener que irme? No, yo me quedo, aquí están mis raíces. »
[Lee testimonio completo]

Quena cautiva

Canción de:
Claudio Enrique Durán Pardo (alias Quique Cruz)
Testimonio de:
Claudio Enrique Durán Pardo
Experiencia en:
Campamento de Prisioneros, Tres Álamos, septiembre - diciembre de 1975
« A los nueve años descendió en mis manos una quena, resplandeciente frágil y cantora. Mi pasión por ella fue instantánea, más bien, fue la quena la que me eligió para que yo la entonara.  Cinco años más tarde, a mis 14 años ya me había convertido en el quenista de un cuarteto en la zona de San Antonio. »
[...]
« Era ya al fin de la primavera en Santiago y el aire seco, trasparente y tibio hacía que las melodías viajaran lejos del "Pabellón A”, sin que me diera cuenta.  Tampoco sé cómo llegó el mensaje  del “Pabellón de la Mujeres”, que estaba considerablemente retirado de donde me encontraba. El recado decía más o menos lo siguiente: “Díganle al que toca la quena, que desde aquí se escucha clarito. . . que siga tocando”. »
[Lee testimonio completo]

We Shall Overcome

Canción de:
Atribuida a Charles Albert Tindley
Testimonio de:
Alfonso Padilla Silva
Experiencia en:
« Cuando se cerró el campo de concentración que funcionó casi cinco meses en el Estadio Regional de Concepción, a comienzos de febrero de 1974, varios cientos de presos políticos fuimos trasladados a la Cárcel de Concepción, una de cuyas alas se transformó en campo de concentración. El 19 de febrero de ese año, comenzó el proceso ante un tribunal militar y unos siete u ocho compañeros pasamos a la Cárcel propiamente tal. »
[...]
« En esa ocasión nuestro recientemente formado grupo musical (sin nombre) presentó el siguiente programa: “Soy del pueblo”, de Carlos Puebla; “El aparecido”, de Víctor Jara; “Los pueblos americanos”, de Violeta Parra; “Vamos a Serchil”, de Leopoldo Ramírez (Guatemala); “Del Norte vengo, Maruca”, de Ángel Parra (aunque otras fuentes dicen que es de su madre); “Villancico nortino” (tradicional); y, finalmente “We shall overcome”,  nacida entre los años 50 y 60 en Estados Unidos, en los marcos del movimiento de los afroamericanos por sus derechos civiles. En la Cárcel la conocimos en versión de Joan Báez. La cantamos en inglés y, por cierto, explicamos su contenido y significado. »
[Lee testimonio completo]

Libre

Canción de:
Nino Bravo
Testimonio de:
Paicavi Painemal
Experiencia en:
« Soy de Chol Chol, de la Comunidad Coihue. Fui detenido con otras doce personas y nos llevaron a La Segunda Comisaría de Temuco. Tenía 30 años. Me faltaba una semana para casarme. »
[Lee testimonio completo]

Barlovento

Canción de:
Eduardo Serrano
Testimonio de:
Luis Cifuentes Seves
Experiencia en:
Campamento de Prisioneros Chacabuco, enero – febrero de 1974
« Esta es una de las canciones montadas por el grupo Los de Chacabuco para ser interpretadas en el show semanal autorizado por los militares. »
[...]
« y el taquiti taqui de la mina. »
[Lee testimonio completo]