4 resultados se encontraron para «Alejandro Olate»


Candombe para José

Autor:
Roberto Ternán
Testimonio de:
Alejandro Olate
« Los más jóvenes, pequeños de 17 e incluso de 16 años, hacíamos el trabajo más pesado en Isla Dawson. Teníamos que cortar árboles, talarlos, partirlos en dos, en cuña, y regresar a las barracas con los troncos al hombro varios cientos de metros. Nuestros compañeros de más edad los aserraban  y cortaban en  troncos pequeños para rellenar las leñeras que consumían tres grandes calentadores que se usaban en las barracas. »
[...]
« Alejandro Olate »
[Lee testimonio completo]

El rey negro

Autor:
Sergio Vesely
Testimonio de:
Sergio Vesely
« El pequeño policlínico de Melinka, Campo de Detenidos de Puchuncaví, se convirtió una fría noche de invierno de 1975 en el escenario de una historia conmovedora. »
[...]
« y la barba chocolate, »
[Lee testimonio completo]

Himno futurista

Autor:
Desconocido
Testimonio de:
Patricio Polanco
Lugar y fecha:
« Pisagua en el '73 y el '74 se caracterizó por su dureza y crueldad en el trato a los prisioneros políticos. Resguardados por contingentes del Ejército, el canto fue una obligación y también un mecanismo para evitar golpes y maltratos colectivos. »
[...]
« Los ríos serán rico chocolate »
[Lee testimonio completo]

Himno a la alegría

Autor:
original de Friedrich von Schiller (letra) y Ludwig van Beethoven (música). Versión libre en español de Amado Regueiro Rodríguez, aka Orbe (letra) y Waldo de los Ríos (música), popularizada en Chile por Miguel Ríos.
Testimonio de:
Amelia Negrón
Lugar y fecha:
« Todos los preparativos se intensificaban para esa noche de miércoles. Iba a ser una noche diferente, nos habíamos organizado en secreto entre nosotras, pero más importante aún, nos habíamos organizado con los compañeros presos. No tengo claro si ellos habían aceptado la idea o nos la habían propuesto. A estas alturas ese detalle no es relevante. »
[...]
« Hicimos ensaladas de todo tipo, con tomates, lechugas; de postre teníamos todas las cosas ricas que nos habían llevado los familiares: frutas de nuestro generoso Chilito, panes de pascua, galletas, algunos chocolates, etc., más el plato de fondo que nos tocara, nunca sabíamos qué iba a ser, aunque no nos importaba mucho, para eso nos preocupábamos nosotras de complementarlo con yogur de pajaritos y mermelada, hecho con la leche que la Cruz Roja Internacional nos llevaba, que no era rica ni de lejos ni de cerca, pero que con los pajaritos y la mermelada resultaba pasable. Con esto ya éramos ¡casi felices! »
[Lee testimonio completo]