326 resultados se encontraron para «Himno a la alegría»


Himno a la alegría

Autor:
original de Friedrich von Schiller (letra) y Ludwig van Beethoven (música). Versión libre en español de Amado Regueiro Rodríguez, aka Orbe (letra) y Waldo de los Ríos (música), popularizada en Chile por Miguel Ríos.
Testimonio de:
Luis Madariaga
Lugar y fecha:
« En la Cárcel se cantaba cuando algún compañero partía  hacia el exilio o a la libertad. Era una bomba inmensa de fuerza, solidaridad y hermandad férrea, creada en los largos meses de cautiverio, que intententaba buscar salida desde nuestros corazones. Creo que esa experiencia nos marcó a todos. »
[...]
« Himno a la alegría »
[Lee testimonio completo]

Himno a la alegría

Autor:
original de Friedrich von Schiller (letra) y Ludwig van Beethoven (música). Versión libre en español de Amado Regueiro Rodríguez, aka Orbe (letra) y Waldo de los Ríos (música), popularizada en Chile por Miguel Ríos.
Testimonio de:
Amelia Negrón
Lugar y fecha:
« Todos los preparativos se intensificaban para esa noche de miércoles. Iba a ser una noche diferente, nos habíamos organizado en secreto entre nosotras, pero más importante aún, nos habíamos organizado con los compañeros presos. No tengo claro si ellos habían aceptado la idea o nos la habían propuesto. A estas alturas ese detalle no es relevante. »
[...]
« Himno a la alegría »
[Lee testimonio completo]

Himno a la alegría

Autor:
original de Friedrich von Schiller (letra) y Ludwig van Beethoven (música). Versión libre en español de Amado Regueiro Rodríguez, aka Orbe (letra) y Waldo de los Ríos (música), popularizada en Chile por Miguel Ríos.
Testimonio de:
Renato Alvarado Vidal
« Amado Regueiro Rodríguez, aka Orbe (letra) y Waldo de los Ríos (música), popularizada por Miguel Ríos. »
[...]
« Himno a la alegría »
[Lee testimonio completo]

Lucía

Autor:
Joan Manuel Serrat
Testimonio de:
Beatriz Bataszew Contreras
Lugar y fecha:
Campamento de Prisioneros, Tres Álamos, diciembre 1974 - mayo de 1976
« Tres Álamos era un campo más “normal”, aunque nunca tuvimos juicios. Allí había mucha música, era como ritualístico. Había días en que poníamos más énfasis, los sábados o domingos después de las visitas, aunque no estoy tan segura. »
[...]
« El “Candombe para José” era muy importante. El verso “ánimo Negro José” era un poco como decir “las cosas van a pasar, siempre hay otras posibilidades”. Creo que era una canción alentadora y también una forma de hacerse cariño entre todas nosotras. Aunque es totalmente distinta, “Palabras para Julia” también te dice que hay futuro, a pesar de las condiciones. El “Himno a la Alegría” era sumamente importante. Sugiere que se van a producir cambios, que la situación no es perpetua. »
[Lee testimonio completo]

Los momentos

Autor:
Eduardo Gatti
Testimonio de:
Scarlett Mathieu
« “Los momentos” era una canción que cantaban las compañeras que tenían a sus parejas presos al otro lado de Tres Álamos, o estaban prófugos o desaparecidos. Todas la cantábamos, pero era como el himno de ellas. »
[...]
« El “Himno a la alegría” de Beethoven era uno de nuestros himnos. Era importante por lo que representaba. Incluso le cambiamos la letra: “más allá de las estrellas” se convirtió en “más allá de las fronteras” porque muchas presas salían al exilio. »
[Lee testimonio completo]

Candombe para José

Autor:
Roberto Ternán
Testimonio de:
Sara De Witt
Lugar y fecha:
« Era septiembre de 1976 cuando estábamos en La Barraca en Tres Álamos. No recuerdo cuántas mujeres estábamos detenidas entonces. Creo que éramos cerca de un centenar. »
[...]
« Las 13 que nos quedamos nos vestimos con los pantalones y buzos de color azul que nos había llevado la Cruz Roja, cortesía de la URSS. Nos ubicamos en el patio de la barraca y comenzamos a cantar al unísono. Cantamos “El Himno de la Alegría” y también una canción de la que sólo recuerdo un verso “se va, se va..., la libertad, se va....”. Las compañeras se emocionaron hasta las lágrimas, pero tenían que irse. Seguimos cantando para acompañarlas con nuestras voces hacia su libertad. »
[Lee testimonio completo]

Palabras para Julia

Autor:
José Agustín Goytisolo (letra) y Paco Ibáñez (música)
Testimonio de:
Amelia Negrón
Lugar y fecha:
Campamento de Prisioneros, Tres Álamos, 1975 y 1976, hasta el cierre de Tres Álamos el 28 de noviembre de 1976
« Éramos muchas. A pesar de las circunstancias habíamos logrado inventar nuestro propio mundo, con nuestras reglas, de acuerdo a lo que pensábamos y queríamos para nosotras, nuestras familias y el pueblo de Chile entero. Ambiciosas, podría pensarse, y sí, lo éramos. La mayoría lo seguimos siendo y seguramente así seremos hasta el final. »
[...]
« Mientras tanto, nosotras seguíamos, en el centro del vientre de la bestia, bordando, y cantando nuestra canción que, luego, muy luego, se convirtió en nuestro himno: “Otros esperan que resistas, que les ayude tu alegría, que les ayude tu canción, entre sus canciones. Nunca te entregues, ni te apartes, junto al camino, nunca digas no puedo más y aquí me quedo, y aquí me quedo.” »
[Lee testimonio completo]

Gigi l’amoroso

Autor:
Jacqueline Misrahi, Lana Sebastian y Paul Sebastian. Popularizada por Dalida.
Testimonio de:
Eduardo René Cuevas
« Canción utilizada mientras era sometido a crueles torturas por el Servicio de Inteligencia Militar (SIM) en un centro clandestino de torturas en Los Ángeles. »
[...]
« nuestra vida cambió, la alegría se fue »
[Lee testimonio completo]

La madre del cordero

Autor:
Tito Fernández
Testimonio de:
Servando Becerra Poblete
Lugar y fecha:
Campamento de Prisioneros Chacabuco, 9 de noviembre  de 1973 - 10 de noviembre de 1974
« Este poema lo recitaba en el Estadio Nacional. Seguí haciéndolo en Chacabuco, por esta razón los compañeros me apodaban Venancio. »
[...]
« A mí no me dio alegría, »
[Lee testimonio completo]

Run Run se fue pa'l norte

Autor:
Violeta Parra
Testimonio de:
Ernesto Parra Navarrete
Lugar y fecha:
« Run Run… En el gran campo deportivo, ya estaba anunciándose un buen tiempo para el verano que se aproximaba. Nosotros, adoloridos por las torturas, hambrientos, ojerosos, malolientes, desgarrados, cansados de la incertidumbre de nuestro futuro, lo único que añorábamos era un soplo de fuerza, que nos permitiera hacernos sentir que aún estábamos vivos y que estaban presentes los sentimientos de nuestras ausentes compañeras. »
[...]
« sin pena ni alegría, »
[Lee testimonio completo]