143 resultados se encontraron para «Candombe para José»


Candombe para José

Autor:
Roberto Ternán
Testimonio de:
Sara De Witt
Lugar y fecha:
« Era septiembre de 1976 cuando estábamos en La Barraca en Tres Álamos. No recuerdo cuántas mujeres estábamos detenidas entonces. Creo que éramos cerca de un centenar. »
[...]
« Candombe para José »
[Lee testimonio completo]

Candombe para José

Autor:
Roberto Ternán
Testimonio de:
Alejandro Olate
« Los más jóvenes, pequeños de 17 e incluso de 16 años, hacíamos el trabajo más pesado en Isla Dawson. Teníamos que cortar árboles, talarlos, partirlos en dos, en cuña, y regresar a las barracas con los troncos al hombro varios cientos de metros. Nuestros compañeros de más edad los aserraban  y cortaban en  troncos pequeños para rellenar las leñeras que consumían tres grandes calentadores que se usaban en las barracas. »
[...]
« Candombe para José »
[Lee testimonio completo]

Candombe para José

Autor:
Roberto Ternán
Testimonio de:
Amelia Negrón
Lugar y fecha:
« Estábamos en el Pabellón 1. A alguna de nosotras se le ocurrió la idea, no recuerdo quién. ¡Éramos tantas y nos pasábamos el día inventando y creando cosas! »
[...]
« Candombe para José »
[Lee testimonio completo]

Lucía

Autor:
Joan Manuel Serrat
Testimonio de:
Beatriz Bataszew Contreras
Lugar y fecha:
Campamento de Prisioneros, Tres Álamos, diciembre 1974 - mayo de 1976
« Tres Álamos era un campo más “normal”, aunque nunca tuvimos juicios. Allí había mucha música, era como ritualístico. Había días en que poníamos más énfasis, los sábados o domingos después de las visitas, aunque no estoy tan segura. »
[...]
« El “Candombe para José” era muy importante. El verso “ánimo Negro José” era un poco como decir “las cosas van a pasar, siempre hay otras posibilidades”. Creo que era una canción alentadora y también una forma de hacerse cariño entre todas nosotras. Aunque es totalmente distinta, “Palabras para Julia” también te dice que hay futuro, a pesar de las condiciones. El “Himno a la Alegría” era sumamente importante. Sugiere que se van a producir cambios, que la situación no es perpetua. »
[Lee testimonio completo]

Los momentos

Autor:
Eduardo Gatti
Testimonio de:
Scarlett Mathieu
« “Los momentos” era una canción que cantaban las compañeras que tenían a sus parejas presos al otro lado de Tres Álamos, o estaban prófugos o desaparecidos. Todas la cantábamos, pero era como el himno de ellas. »
[...]
« Había una compañera muy querida que le encantaba el “Candombe para José”. Incluso pidió que para su funeral lo cantaran. »
[Lee testimonio completo]

Himno guerrillero

Autor:
Desconocido. Melodía rusa. Durante la época de la Revolución Rusa, surgieron varias letras con distintos contenidos ideológicos. Esta versión se basa en "Makhnovtchina", atribuida a Nestor Makhno, revolucionario anarquista ucraniano.
Testimonio de:
Julio Laks Feller
Lugar y fecha:
« A fines de septiembre de 1974, en el centro de torturas de José Domingo Cañas, se elevó despacito pero con una potencia sobrecogedora el himno de los partisanos soviéticos. Estaban torturando nuevamente a nuestro camarada y entrañable amigo Sergio Pérez Molina, dirigente del MIR, caído hacía unos días en las manos de la DINA. Lo habíamos visto ya desfigurado por los golpes y le aplicaban electricidad incluso en una herida de bala recibida en el momento de su arresto. Moren Brito se había vanagloriado de haberle pasado una camioneta sobre su cuerpo. »
[...]
« Jara, José »
[Lee testimonio completo]

Échame a mí la culpa

Autor:
José Ángel Espinoza, alias Ferrusquillo
Testimonio de:
Marcia Scantlebury
Lugar y fecha:
« Siempre me conmovieron las canciones mexicanas. Y una de ella en especial. Por eso, mientras compartía una celda con Miriam, una chica joven de las Juventudes Comunistas que la DINA había detenido panfleteando en la calle, matábamos las horas en forma organizada para no dejarnos llevar por la depresión y la angustia de un destino que no conocíamos. »
[...]
« José Ángel Espinoza, alias Ferrusquillo »
[Lee testimonio completo]

Balderrama

Autor:
Manuel José Castilla (letra) y Gustavo Leguizamón (música). Popularizada por Mercedes Sosa
Testimonio de:
Eduardo Ojeda
« Llegamos al campamento Compingin de la Isla Dawson el 11 de septiembre, en la tarde. Sabíamos que nos habían detenido en la mañana y nada más. Al día siguiente llegó otro lote de presos. A través de ellos nos enteramos que había muerto Salvador Allende. Le hicimos un homenaje alrededor de una fogata. Fue simbólico. »
[...]
« Manuel José Castilla (letra) y Gustavo Leguizamón (música). Popularizada por Mercedes Sosa »
[Lee testimonio completo]

Palabras para Julia

Autor:
José Agustín Goytisolo (letra) y Paco Ibáñez (música)
Testimonio de:
Amelia Negrón
Lugar y fecha:
Campamento de Prisioneros, Tres Álamos, 1975 y 1976, hasta el cierre de Tres Álamos el 28 de noviembre de 1976
« Éramos muchas. A pesar de las circunstancias habíamos logrado inventar nuestro propio mundo, con nuestras reglas, de acuerdo a lo que pensábamos y queríamos para nosotras, nuestras familias y el pueblo de Chile entero. Ambiciosas, podría pensarse, y sí, lo éramos. La mayoría lo seguimos siendo y seguramente así seremos hasta el final. »
[...]
« José Agustín Goytisolo (letra) y Paco Ibáñez (música) »
[Lee testimonio completo]

Himno a la alegría

Autor:
original de Friedrich von Schiller (letra) y Ludwig van Beethoven (música). Versión libre en español de Amado Regueiro Rodríguez, aka Orbe (letra) y Waldo de los Ríos (música), popularizada en Chile por Miguel Ríos.
Testimonio de:
Amelia Negrón
Lugar y fecha:
« Todos los preparativos se intensificaban para esa noche de miércoles. Iba a ser una noche diferente, nos habíamos organizado en secreto entre nosotras, pero más importante aún, nos habíamos organizado con los compañeros presos. No tengo claro si ellos habían aceptado la idea o nos la habían propuesto. A estas alturas ese detalle no es relevante. »
[...]
« Y cantamos y cantamos: “El Himno de la Alegría”, “El Negro José”, “Palabras para Julia”, “No volveré” y seguimos cantando y cantando. Nosotras cantábamos una canción y los hombres, nuestros compañeros de presidio, más allá de los muros que nos separaban, nos respondían. Así, esa noche, cerca de la una de la madrugada, nos fuimos a acostar agotadas, roncas pero felices. Habíamos roto las cadenas, aún era posible pensar en la libertad. »
[Lee testimonio completo]