4 resultados se encontraron para «Amelia Negrón»


Himno a la alegría

Autor:
original de Friedrich von Schiller (letra) y Ludwig van Beethoven (música). Versión libre en español de Amado Regueiro Rodríguez, aka Orbe (letra) y Waldo de los Ríos (música), popularizada en Chile por Miguel Ríos.
Testimonio de:
Amelia Negrón
Lugar y fecha:
« Todos los preparativos se intensificaban para esa noche de miércoles. Iba a ser una noche diferente, nos habíamos organizado en secreto entre nosotras, pero más importante aún, nos habíamos organizado con los compañeros presos. No tengo claro si ellos habían aceptado la idea o nos la habían propuesto. A estas alturas ese detalle no es relevante. »
[...]
« Amelia Negrón »
[Lee testimonio completo]

Palabras para Julia

Autor:
José Agustín Goytisolo (letra) y Paco Ibáñez (música)
Testimonio de:
Amelia Negrón
Lugar y fecha:
Campamento de Prisioneros, Tres Álamos, 1975 y 1976, hasta el cierre de Tres Álamos el 28 de noviembre de 1976
« Éramos muchas. A pesar de las circunstancias habíamos logrado inventar nuestro propio mundo, con nuestras reglas, de acuerdo a lo que pensábamos y queríamos para nosotras, nuestras familias y el pueblo de Chile entero. Ambiciosas, podría pensarse, y sí, lo éramos. La mayoría lo seguimos siendo y seguramente así seremos hasta el final. »
[...]
« Amelia Negrón »
[Lee testimonio completo]

Candombe para José

Autor:
Roberto Ternán
Testimonio de:
Amelia Negrón
Lugar y fecha:
« Estábamos en el Pabellón 1. A alguna de nosotras se le ocurrió la idea, no recuerdo quién. ¡Éramos tantas y nos pasábamos el día inventando y creando cosas! »
[...]
« Amelia Negrón »
[Lee testimonio completo]

Candombe para José

Autor:
Roberto Ternán
Testimonio de:
Sara De Witt
Lugar y fecha:
« Era septiembre de 1976 cuando estábamos en La Barraca en Tres Álamos. No recuerdo cuántas mujeres estábamos detenidas entonces. Creo que éramos cerca de un centenar. »
[...]
« Trataba de elevar mi voz al espacio infinito, más allá del límite del techo de la barraca que me recordaba mis limitaciones. Amelia, puso su brazo en mi hombre. Yo hice lo mismo con Tuca y todas nos abrazamos cantando sobre la mesa. Estábamos tan juntas, el sentimiento de hermandad nos envolvía. Yo no estaba sola, estaba con aquellas mujeres que eran mis hermanas… Habíamos sobrevivido tanta brutalidad y dolor. Cantaba con toda mi alma sobre la mesa con esas mujeres tan queridas: Amelia, Tuca, Anita, Anita María, Elena, Gabriela, Nieves, Cristina, Fidelia, Cecilia y otra compañera cuyo nombre olvidé. »
[Lee testimonio completo]