157 resultados se encontraron para «I Can Trust the Lord»


Morning has broken

Autor:
Cat Stevens, basado en un himno tradicional gaélico, y letra de Eleanor Farjeon
Testimonio de:
Luis Cifuentes Seves
Lugar y fecha:
Campamento de Prisioneros, Estadio Nacional, septiembre - noviembre de 1973
« A la fecha del golpe de Estado de 1973, esta canción era mundialmente conocida y era tocada en las radios con frecuencia. Dado que las radios a transistores eran de reducido tamaño, muchas personas cayeron presas con estas en sus bolsillos y un número importante no fue requisado por los militares. De esta manera, en el Estadio era posible escucharlas, tanto para enterarnos de las noticias como para oír música. »
[...]
« Morning has broken like the first morning »
[Lee testimonio completo]

Hoy canto por cantar

Autor:
Nydia Caro y Riccardo Cerratto
Testimonio de:
Beatriz Bataszew Contreras
Lugar y fecha:
« Yo nunca he sido una gran escuchadora de música. Sin embargo, antes del golpe escuchaba mucho la Nueva Canción, especialmente Quilapayún y Rolando Alarcón. También me gustaban las cumbias, para huevear. Bailábamos y nos entreteníamos. Por otro lado, y esto tiene más que ver con mi familia, siempre me ha gustado la música clásica, especialmente Tchaikovsky. Me produce cosas importantes. Me conmueve. »
[...]
« Calle Irán Nº 3037 / Venda Sexy / La Discotheque »
[Lee testimonio completo]

El reloj

Autor:
Roberto Cantoral
Testimonio de:
Ana María Arenas
« El día que fui capturada, luego de la primera sesión de torturas, pedí permiso para cantar un villancico cuyo nombre no recuerdo. Lo hice para darle a saber a una amiga presa en la Venda Sexy que yo también estaba allí. »
[...]
« Calle Irán Nº 3037 / Venda Sexy / La Discotheque »
[Lee testimonio completo]

Recinto: Calle Irán Nº 3037 / Venda Sexy / La Discotheque
Hay 2 testimonios sobre este recinto.
Si tuviste una experiencia musical en detención política en esta recinto, por favor compártela aquí.

Gigi l’amoroso

Autor:
Jacqueline Misrahi, Lana Sebastian y Paul Sebastian. Popularizada por Dalida.
Testimonio de:
Eduardo René Cuevas
« Canción utilizada mientras era sometido a crueles torturas por el Servicio de Inteligencia Militar (SIM) en un centro clandestino de torturas en Los Ángeles. »
[...]
« Gigi canta, canta Gigi canta para ellos »
[Lee testimonio completo]

Mujer, niña y amiga (A mi compañero)

Autor:
Robustiano Figueroa Reyes, con texto modificado por un preso político.
Testimonio de:
Alfonso Padilla Silva
Lugar y fecha:
« Las compañeras detenidas respondieron al coro de hombres del Estadio Regional con la canción “A mi compañero”, que tenía la música de la zamba argentina “Mujer, niña y amiga”, de Robustiano Figueroa Reyes. »
[...]
« Déjame entonar mi canto de esperanza, »
[Lee testimonio completo]

El rey negro

Autor:
Sergio Vesely
Testimonio de:
Sergio Vesely
« El pequeño policlínico de Melinka, Campo de Detenidos de Puchuncaví, se convirtió una fría noche de invierno de 1975 en el escenario de una historia conmovedora. »
[...]
« Una semana más tarde decidimos hacer un Acto Cultural en los comedores para celebrar el feliz acontecimiento. Ese día yo terminé de componer mi canción Rey Negro y la canté por primera vez ante un público compuesto de presos políticos y soldados. »
[Lee testimonio completo]

Himno guerrillero

Autor:
Desconocido. Melodía rusa. Durante la época de la Revolución Rusa, surgieron varias letras con distintos contenidos ideológicos. Esta versión se basa en "Makhnovtchina", atribuida a Nestor Makhno, revolucionario anarquista ucraniano.
Testimonio de:
Julio Laks Feller
Lugar y fecha:
« A fines de septiembre de 1974, en el centro de torturas de José Domingo Cañas, se elevó despacito pero con una potencia sobrecogedora el himno de los partisanos soviéticos. Estaban torturando nuevamente a nuestro camarada y entrañable amigo Sergio Pérez Molina, dirigente del MIR, caído hacía unos días en las manos de la DINA. Lo habíamos visto ya desfigurado por los golpes y le aplicaban electricidad incluso en una herida de bala recibida en el momento de su arresto. Moren Brito se había vanagloriado de haberle pasado una camioneta sobre su cuerpo. »
[...]
« Los partisanos del Amur se convirtieron en partisanos del amor, como aparece en traducciones del himno que celebra el coraje de los guerrilleros que combatieron en las orillas de río de ese nombre. Era, en efecto, ese amor que nos unía el que nos daba la fuerza de resistir. También así cantamos la Internacional cuando el 5 de octubre volvieron triunfantes al recinto los asesinos de Miguel. »
[Lee testimonio completo]

Sueños de mi encierro

Autor:
Mario Patricio Cordero Cedraschi
Testimonio de:
Mario Patricio Cordero Cedraschi
Lugar y fecha:
Cárcel de Valparaíso, invierno de 1975
« Llevaba ya dos años en prisión y la permanencia en la cárcel se prolongaba. Al observar en las visitas que muchos prisioneros tenían hijos, mujer, familia... En mí, por haber sido detenido tan joven, con apenas 19 años, crece la inquietud de tener que morir sin haber procreado, sin haber llegado a conocer lo que es este maravilloso sentimiento humano... »
[...]
« Hasta que esta inquietud se transforma en pesadilla y nacen estos versos que se transforman en canción y ocupan la última hoja de mi cancionero de la Cárcel donde recopilé una serie de canciones que cantaban otros prisioneros.. Vivió un tiempo en mi celda un músico que era de Valparaíso y del cual aprendí los primeros acordes. Cuando se marchó al exilio me dejó su guitarra, que fue mi compañera por otro largo año en cautiverio. »
[Lee testimonio completo]

Casida de las palomas oscuras

Autor:
Federico García Lorca (letra), Paco Ibáñez (música)
Testimonio de:
Luis Alfredo Muñoz González
Lugar y fecha:
« Los científicos dicen que el lugar de la memoria y el procesamiento de la música del cerebro se ubica en la parte ancestral y profunda de éste, donde es celosamente guardada. Quizás es por eso que cuando ya nos han destruido el cuerpo hasta las entrañas, cuando ya nada nos queda más que los ojos turbios de la muerte, la música y la canción aparecen. Se apresura hacia las cuerdas vocales, la lengua y los labios. »
[...]
« "Bravo", una voz de hombre carraspeó. "Muy bello". "Soy un sacerdote (¿belga? ¿holandés? No recuerdo). "¿Crees que a mí me matarán?" La voz extranjera me pregunta. “No...”. Nunca vi o supe de la argentina o del sacerdote europeo. Sí supe que ella sobrevivió. Aún siento la satisfacción de haberles abrazado con mi canto y mi voz. »
[Lee testimonio completo]