15 resultados se encontraron para «Pedro Mella Contreras»


Un millón de amigos

Autor:
Roberto Carlos
Testimonio de:
Pedro Mella Contreras
Lugar y fecha:
« Me detuvieron cuando tenía 32 años, junto con aproximadamente veintitrés personas. »
[...]
« Pedro Mella Contreras »
[Lee testimonio completo]

El breve espacio en que no estás

Autor:
Pablo Milanés
Testimonio de:
Pedro Mella Contreras
« En la Penitenciaría, escuchábamos la canción “El breve espacio en que no estás” en las radios Aurora y Nuevo Mundo. »
[...]
« Pedro Mella Contreras »
[Lee testimonio completo]

El aparecido

Autor:
Víctor Jara
Testimonio de:
Pedro Mella Contreras
« Cuando me sacaban a tratamiento de kinesiología, cantaba a todo volumen unos versos de la canción “El aparecido”: »
[...]
« Pedro Mella Contreras »
[Lee testimonio completo]

La carta

Autor:
Violeta Parra
Testimonio de:
Pedro Mella Contreras
« Cuando en enero de 1987 se levantó la incomunicación y pudimos recibir visitas, un hermano que vivía en Santiago viajó a verme. »
[...]
« Pedro Mella Contreras »
[Lee testimonio completo]

Hoy canto por cantar

Autor:
Nydia Caro y Riccardo Cerratto
Testimonio de:
Beatriz Bataszew Contreras
Lugar y fecha:
« Yo nunca he sido una gran escuchadora de música. Sin embargo, antes del golpe escuchaba mucho la Nueva Canción, especialmente Quilapayún y Rolando Alarcón. También me gustaban las cumbias, para huevear. Bailábamos y nos entreteníamos. Por otro lado, y esto tiene más que ver con mi familia, siempre me ha gustado la música clásica, especialmente Tchaikovsky. Me produce cosas importantes. Me conmueve. »
[...]
« Beatriz Bataszew Contreras »
[Lee testimonio completo]

Lucía

Autor:
Joan Manuel Serrat
Testimonio de:
Beatriz Bataszew Contreras
Lugar y fecha:
Campamento de Prisioneros, Tres Álamos, diciembre 1974 - mayo de 1976
« Tres Álamos era un campo más “normal”, aunque nunca tuvimos juicios. Allí había mucha música, era como ritualístico. Había días en que poníamos más énfasis, los sábados o domingos después de las visitas, aunque no estoy tan segura. »
[...]
« Beatriz Bataszew Contreras »
[Lee testimonio completo]

Las mañanitas

Autor:
Manuel M. Ponce
Testimonio de:
Beatriz Bataszew Contreras
Lugar y fecha:
Campamento de Prisioneros, Tres Álamos, diciembre 1974 - mayo 1976
« Normalmente nosotras cantábamos cuando nos encerraban en la barraca, desde las 7 u 8 de la noche hasta las 8 o 9 de la mañana. A veces entraban las guardias pero no se quedaban. Era un acto nuestro. »
[...]
« Beatriz Bataszew Contreras »
[Lee testimonio completo]

Tonada San Gregorio

Autor:
Pedro Humire Loredo
Testimonio de:
Pedro Humire Loredo
« Esta canción relata la horrible situación en que fui reducido al calabozo de la Comisaría de la población San Gregorio, en la zona sur de Santiago. Esa tarde del 11 de septiembre de 1973 me encontraba en la escuela corrigiendo unas pruebas de música. Al rato sentí un golpe muy fuerte en la puerta y salí a abrir inmediatamente. Eran carabineros. »
[...]
« Pedro Humire Loredo »
[Lee testimonio completo]

Pa’ cantar de un improviso

Autor:
Violeta Parra
Testimonio de:
Claudio Enrique Durán Pardo (aka Quique Cruz)
« Hicimos un cuatro venezolano de un gran palo que yacía apegado a una de las murallas del “rancho” donde comíamos. »
[...]
« entre San Pedro y San Pablo. »
[Lee testimonio completo]

Se escucha muy lejos

Autor:
Creación colectiva
Testimonio de:
Ignacio Puelma
Lugar y fecha:
« El ruido del mar lo traía el viento y traspasaba las cabañas del Campo de Prisioneros de Ritoque. Era la música cotidiana que el océano nos regalaba. Atrás habían quedado los centros de tortura, los tormentos más crueles parecían lejanos, esa percepción ayudaba a reconstruirnos. Ritoque, Puchuncaví, Tres Álamos y otros centros masivos de prisioneros eran lugares bullentes de actividad. Pese a las carencias y el hecho mismo de estar en prisión, por todos lados brotaba movimiento: cursos, artesanías, deporte, debates, ajedrez, teatro, literatura, cantos… en fin, palpitaba la vida después de las peores pesadillas vividas. Volver a ellas siempre era una posibilidad, tal es así que varios de los nuestros volvieron a centros de tortura de la DINA. »
[...]
« Ese mes del verano de 1975, no tan lejos, tenía lugar el Festival de la Canción de Viña del Mar. Nuestro campo, asimilable a una aldea costera, hizo lo propio. Así fue como los prisioneros organizamos el Festival de la Canción de Ritoque. Mi familia me había hecho llegar un guitarra. Improvisando, unos acordes me sonaron bien y creé con ellos una melodía. Era un material inicial. Armando, estudiante de medicina, quien era un buen guitarrista, aportó los arpegios y frases musicales con guiños al jazz. Manuel con su flauta dulce aportó un arreglo que sonaba interesante. Pedro, que bien sabía de percusión con su bongó puso el ritmo. Jaime escribió la letra de la canción. Finalmente, él y yo pusimos las voces. »
[Lee testimonio completo]