176 resultados se encontraron para «Cómo hacer para darte una idea»


Cómo hacer para darte una idea

Canción de:
Sergio Vesely
Testimonio de:
Sergio Vesely
Experiencia en:
« Esta es una de las dos canciones que escribí desde la prisión a mi amada Graciela. Es un intento de aproximarme a ella contándole detalles de lo que era mi mundo cotidiano y de lo que yo sentía viviendo la vida del cautivo. »
[...]
« Cómo hacer para darte una idea »
[Lee testimonio completo]

Se escucha muy lejos

Canción de:
Creación colectiva
Testimonio de:
Ignacio Puelma
Experiencia en:
« El ruido del mar lo traía el viento y traspasaba las cabañas del Campo de Prisioneros de Ritoque. Era la música cotidiana que el océano nos regalaba. »
[...]
« No recuerdo bien, ¿Luis Corvalán?, pero uno de los malandras, como llamábamos a Los Jerarcas de la UP(3) que estaban separados de nosotros en el campo de concentración pero que se les permitía participar de las actividades culturales, fue quien nos entregó el galardón, una medalla hecha a partir de una moneda y que exhibía la Gaviota, la de Ritoque. »
[Lee testimonio completo]

La muralla

Canción de:
Nicolás Guillén (letra) y Quilapayún (música)
Testimonio de:
Domingo Lizama
Experiencia en:
« En la Cárcel, había un chico que tocaba la guitarra. Alegraba las tardes en la celda. Todos cantábamos con él. »
[...]
« Cuando escucho “La muralla” me recuerdo de un viejo español que estaba preso con nosotros. Tenía 70 y tantos años. Como no había duchas, se bañaba con agua fría en el lavamanos, y decía “quiero morirme en la Cárcel para que les caiga el estigma de mi muerte a estos perros”. Ese fue el inicio para una campaña que los presos hicimos para que colocasen una regadera de agua. »
[Lee testimonio completo]

Barlovento

Canción de:
Eduardo Serrano
Testimonio de:
Luis Cifuentes Seves
Experiencia en:
« Esta es una de las canciones montadas por el grupo Los de Chacabuco para ser interpretadas en el show semanal autorizado por los militares. »
[...]
« Este show se realizaba en un recinto amplio (podían asistir más de mil personas) habilitado por los mismos prisioneros. Se construyó un escenario a suficiente altura como para permitir una buena visibilidad de los artistas. »
[Lee testimonio completo]

El cautivo de Til Til

Canción de:
Patricio Manns
Testimonio de:
Renato Alvarado Vidal
« Llegué a Tres Álamos la víspera de la partida de un grupo numeroso hacia México, entre los cuales se contaba el doctor Ipinza, de modo que él me dejó en herencia el cargo de médico, los remedios aportados por la Cruz Roja y su lugar en el Consejo de Ancianos. Este último título, a los 28 años, me pareció curioso, pero también entendible, por la consideración social que habitualmente tienen los sanadores en todas las tribus; esto fue el origen de este cuento, y también de la mentada huelga médica, pero eso es otra historia. »
[...]
« Por ser yo el de mayor “rango” involucrado en el suceso, me gané varios días de estadía en el espacio que quedaba bajo la escala de acceso al sótano, con derecho a palizas cotidianas y a un posterior envío a Villa Grimaldi para que siguieran disciplinándome. Como ya no era la primera vez que esto ocurría, ya sabía a qué atenerme, de modo que nuevamente aproveché la ocasión para indisponer todo cuanto pude a los pacos con los dinos, y estos últimos, al percatarse de que no me enviaban para obtener información alguna sino sólo para castigarme, lo hicieron, pero sin demasiado entusiasmo, y así fue como sobreviví a mi estadía en “la Torre”. »
[Lee testimonio completo]

Venceremos

Canción de:
Claudio Iturra (letra) y Sergio Ortega (música)
Testimonio de:
María Cecilia Marchant Rubilar
Experiencia en:
Cárcel de Mujeres Buen Pastor, La Serena, septiembre de 1973 - enero de 1974
« Yo estudiaba pedagogía en Química en la Universidad de Chile, en La Serena.  Cuando caí detenida tenía 21 años.  »
[...]
« La Cárcel del Buen Pastor no fue un recinto de tortura como lo fueron Villa Grimaldi y la Venda Sexy u otros centros de detención. Para mí, el solo hecho de estar detenida ya era una tortura. »
[Lee testimonio completo]

Palabras para Julia

Canción de:
José Agustín Goytisolo (letra) y Paco Ibáñez (música)
Testimonio de:
Amelia Negrón
Experiencia en:
Campamento de Prisioneros, Tres Álamos, 1975 y 1976, hasta el cierre de Tres Álamos
« Éramos muchas. A pesar de las circunstancias, habíamos logrado inventar nuestro propio mundo, con nuestras reglas, de acuerdo a lo que pensábamos y queríamos para nosotras, nuestras familias y el pueblo de Chile entero. »
[...]
« Fue así como creamos, tras una y otra idea, una experiencia con otra y, muchas, muchas ganas, la forma de sustentarnos sin depender de nadie. »
[Lee testimonio completo]

Qué dirá el Santo Padre

Canción de:
Violeta Parra
Testimonio de:
María Cecilia Marchant Rubilar
Experiencia en:
Cárcel de Mujeres Buen Pastor, La Serena, septiembre de 1973 - enero de 1974
« Cantábamos canciones que estaban de moda en esa época. Cantábamos “Qué dirá el Santo Padre”, la parte que dice “Qué dirá el Santo Padre que vive en Roma… que le están degollando a su paloma…” a cada rato, por ejemplo cuando llevaban a alguien al Regimiento Arica, que era un centro de torturas. »
[...]
« Miren cómo nos hablan del paraíso »
[Lee testimonio completo]

Y con brotes de mi siembra

Canción de:
Andrés Rivanera (letra) y Eugenio Moglia (música). Popularizada por Los Moros y Jorge Yañez.
Testimonio de:
Guillermo Orrego Valdebenito
« En Chacabuco existían dos teatros: uno muy hermoso que tenía relación con la antigua oficina salitrera, donde se dice (equivocadamente) que actuó Caruso, y otro que estaba al interior del campo.  »
[...]
« como para bañar yeguas »
[Lee testimonio completo]

We Shall Overcome

Canción de:
Atribuida a Charles Albert Tindley
Testimonio de:
Alfonso Padilla Silva
Experiencia en:
« Cuando se cerró el campo de concentración que funcionó casi cinco meses en el Estadio Regional de Concepción, a comienzos de febrero de 1974, varios cientos de presos políticos fuimos trasladados a la Cárcel de Concepción, una de cuyas alas se transformó en campo de concentración. »
[...]
« Entre estos presos políticos había tres o cuatro que tocaban muy bien guitarra. No era mi caso, pero sí sabía lo suficiente como para empezar a hacer clases del instrumento. »
[Lee testimonio completo]