469 resultados se encontraron para «Qué dirá el Santo Padre»


Qué dirá el Santo Padre

Autor:
Violeta Parra
Testimonio de:
María Cecilia Marchant Rubilar
Lugar y fecha:
Cárcel de Mujeres Buen Pastor, La Serena, septiembre de 1973 - enero de 1974
« Cantábamos canciones que estaban de moda en esa época. Cantábamos “Qué dirá el Santo Padre”, la parte que dice “Qué dirá el Santo Padre que vive en Roma… que le están degollando a su paloma…” a cada rato, por ejemplo cuando llevaban a alguien al Regimiento Arica, que era un centro de torturas. También cantábamos “La Golondrina”, que era muy simbólica, porque aún estando detenidas podíamos “volar”, nuestros pensamientos iban más allá de la cárcel… »
[...]
« Qué dirá el Santo Padre »
[Lee testimonio completo]

Misa criolla - Gloria

Autor:
Ariel Ramírez
Testimonio de:
Luis Cifuentes Seves
Lugar y fecha:
Campamento de Prisioneros Chacabuco, noviembre – diciembre de 1973
« En mis recuerdos (y puede haber otras versiones) el conjunto "Los de Chacabuco" fue fundado por Ángel Parra para cumplir una solicitud del capellán Varela (del Ejército) quien pidió ayuda para la misa que él oficiaba tanto para los prisioneros como los soldados. Así, nuestro primer montaje musical fue la "Misa criolla" de Ariel Ramírez. »
[...]
« Tú que reinas con el Padre, »
[Lee testimonio completo]

El soldado

Autor:
Rafael Alberti (texto), Ángel Parra (música)
Testimonio de:
Alfonso Padilla Silva
Lugar y fecha:
« Al llegar la Navidad de 1973 en el Estadio Regional de Concepción, habíamos unos 600 presos hombres y unas 100 compañeras. Las autoridades del campo de concentración nos permitieron celebrar la Navidad en el campo deportivo. Exactamente estuvimos en un rincón, y la fosa del salto con garrocha se utilizó de escenario. Animaron la fiesta dos locutores de radio profesionales que lo hicieron muy bien, combinando mensajes velados con otros más abiertos, una buena dosis de humor y buen gusto. Ellos recitaron también. »
[...]
« Para la ocasión contamos con una guitarra española, muy buena, que facilitara el entonces Padre Camilo Vial, después Obispo, y que jugó un papel muy importante en la defensa de los derechos de los presos políticos en las horribles condiciones en que nos encontráramos. Con esa guitarra numerosos presos y presas políticos interpretaron canciones, sea como solistas, en dúo o en grupos. Uno de los presos cantó “El soldado”, con texto de Rafael Alberti y música de Ángel Parra. »
[Lee testimonio completo]

El cigarrito

Autor:
Víctor Jara
Testimonio de:
Alfonso Padilla Silva
Lugar y fecha:
« Al llegar la Navidad de 1973 en el Estadio Regional de Concepción, estábamos unos 600 presos hombres y unas 100 compañeras. Las autoridades del campo de concentración nos permitieron celebrar la Navidad en el campo deportivo. Exactamente estuvimos en un rincón, y la fosa del salto con garrocha se utilizó de escenario. »
[...]
« Para la ocasión contamos con una guitarra española, muy buena, que facilitara el entonces Padre Camilo Vial, después Obispo, y que jugó un papel muy importante en la defensa de los derechos de los presos políticos en las horribles condiciones en que nos encontráramos. »
[Lee testimonio completo]

Melodía de Jorge Peña Hen

Autor:
Jorge Peña Hen
Testimonio de:
María Fedora Peña
Lugar y fecha:
Cárcel de la Serena, octubre de 1973
« - Mira María Fedora… traigo un tesoro conmigo….- era la voz de mi hermano Juan Cristián desde el umbral de la casa de nuestra madre esa mañana de enero de 1983; me asomé por la baranda de la escala y alcancé a verlo alzar su mano derecha empuñando algo. Volvía de un viaje relámpago a La Serena, y yo estaba de vacaciones en Chile. Había viajado a mostrar a la familia a mi preciosa María Paz, mi primera hija nacida en Caracas. »
[...]
« Tomé el pequeño trozo de papel rigurosamente doblado, en el que se adivinaban partes de pentagramas y algunas notas. Sin abrirlo, lo acerqué a mi nariz y cerrando los ojos respiré hondo y sentí el olor de mi padre impregnar mi alma. ¡Era él…! ¡Sin duda! Mis ojos se inundaron y la garganta se cerró en un nudo. Nos abrazamos apresuradamente y Juan Cristián me dijo –Hermana…lloras como los niños- »
[Lee testimonio completo]

Poeta del destino

Autor:
Sergio Vesely
Testimonio de:
Sergio Vesely
Lugar y fecha:
« Canción homenaje a Miguel Enríquez, Secretario General del Movimiento de Izquierda Revolucionaria de Chile (MIR), quien cayó abatido por un comando de agentes de seguridad de la dictadura el día 5 de octubre de 1974. Mi propia militancia de cinco años en esa organización hizo crecer en mí un enorme respeto por su persona. »
[...]
« El texto original nació en la cárcel de Capuchinos (mi última estación en Chile antes de partir al exilio en Alemania), y sufrió modificaciones sustanciales -a mi modo de ver, enriquecedoras para la composición- a comienzos de los años 1980s, cuando tuve ocasión de leer el conmovedor discurso que pronunciara don Edgardo Enríquez, padre del dirigente político, en el acto de inauguración del hospital clínico Miguel Enríquez en la ciudad de La Habana, Cuba. »
[Lee testimonio completo]

Curas y milicos

Autor:
Sergio Vesely
Testimonio de:
Sergio Vesely
« No quiero exagerar, pero el Campo de Melinka llegó a funcionar no solo como fábrica de artesanía y sala de espectáculos, sino que hasta de universidad. Todos los días se daban clases de idiomas, de astronomía, de artes plásticas, de medicina o literatura. Se construían hornos solares. Se ofrecían charlas de aracnología. Se desarrollaban programas de alfabetización. »
[...]
« Para un veinteañero como yo, interesado en conocer más a fondo la historia americana, había profesores de americanismo que, si querían, te regalaban todo su conocimiento sin cobrarte entrada. Fue oyendo a uno de esos profesores que supe del Padre Bartolomé de las Casas, un religioso que vivió en Centroamérica y se ganó el título de Defensor de los Indios en el período más cruento de la Conquista. Su vida estuvo llena de derrotas. No logró impedir los excesos que se cometían con la aprobación de la Iglesia Católica, que era su hogar espiritual. »
[Lee testimonio completo]

El rey Ñaca Ñaca

Autor:
Sergio Vesely
Testimonio de:
Sergio Vesely
« “Ñaca-ñaca” era una interjección que usabámos en el Campo de Melinka toda vez que queríamos ilustrar y ridiculizar un pensamiento negro que se nos pasaba por la mente. Quizás por eso nos pareció ser el nombre ideal para bautizar al muñeco de papel maché que hacía el rol de rey malo en las historias de títeres que presentábamos a los niños que venían a visitar a los padres cautivos, con el propósito de distraerlos un poco.  Pero no solo allí tenía Ñaca-Ñaca un rol importante. El muñeco de papel fue tomado prestado para desempeñar el rol de “actor principal” en uno de los actos culturales que solíamos realizar los presos cada viernes.  Actos a los cuales, valga decirlo, sólo asistían cautivos y guardias armados. Era un “Show de los Presos”  lleno de fantasía. »
[Lee testimonio completo]

Diálogo musicalizado entre dos ancianos presos

Autor:
Sergio Vesely
Testimonio de:
Sergio Vesely
« En el Campo de Detenidos de Puchuncaví (Melinka) me tocó compartir la celda con un hombre de edad que provenía de Lota, donde trabajó extrayendo carbón de las minas durante toda una vida. Su lenguaje me llamó la atención desde un principio. Era muy distinto al “chileno” de un capitalino veinteañero como yo. Cuando él conversaba con sus colegas presos yo no entendía casi nada. Esta canción la compuse en la celda, transcribiendo parte de esas conversaciones. »
[...]
« ¿Qué pasa, cumpadre, que no cumpa na? »
[Lee testimonio completo]

Luchín

Autor:
Víctor Jara
Testimonio de:
anónimo
Lugar y fecha:
« Decían que si uno llegaba a la Cárcel de Isla Teja ya estaba a salvo. Pero una vez, cuando estábamos en las celdas, fusilaron a varios jóvenes que tenían entre 18 y 21 años. Al ver sus fotos, me pregunté por qué no estaba yo entre ellos. »
[...]
« Cantar nos alegró el alma después de haber estado tantos días sufriendo. Me acuerdo especialmente de la canción “Luchín”. Para mí ese niño representaba a miles de niños que estaban sufriendo miserias y la tristeza de perder a sus padres. Yo me imaginaba ese mismo caballo que lo miraba con tristeza mientras comía pasto. A lo mejor ese caballo quedó solo. »
[Lee testimonio completo]