194 resultados se encontraron para «Run Run se fue pa'l norte»


Run Run se fue pa'l norte

Autor:
Violeta Parra
Testimonio de:
Ernesto Parra Navarrete
Lugar y fecha:
« Run Run… En el gran campo deportivo, ya estaba anunciándose un buen tiempo para el verano que se aproximaba. Nosotros, adoloridos por las torturas, hambrientos, ojerosos, malolientes, desgarrados, cansados de la incertidumbre de nuestro futuro, lo único que añorábamos era un soplo de fuerza, que nos permitiera hacernos sentir que aún estábamos vivos y que estaban presentes los sentimientos de nuestras ausentes compañeras. »
[...]
« Run Run se fue pa'l norte, »
[Lee testimonio completo]

We Shall Overcome

Autor:
Atribuida a Charles Albert Tindley
Testimonio de:
Alfonso Padilla Silva
Lugar y fecha:
« Cuando se cerró el campo de concentración que funcionó casi cinco meses en el Estadio Regional de Concepción, a comienzos de febrero de 1974, varios cientos de presos políticos fuimos trasladados a la Cárcel de Concepción, una de cuyas alas se transformó en campo de concentración. El 19 de febrero de ese año, comenzó el proceso ante un tribunal militar y unos siete u ocho compañeros pasamos a la Cárcel propiamente tal. »
[...]
« En esa ocasión nuestro recientemente formado grupo musical (sin nombre) presentó el siguiente programa: “Soy del pueblo”, de Carlos Puebla; “El aparecido”, de Víctor Jara; “Los pueblos americanos”, de Violeta Parra; “Vamos a Serchil”, de Leopoldo Ramírez (Guatemala); “Del Norte vengo, Maruca”, de Ángel Parra (aunque otras fuentes dicen que es de su madre); “Villancico nortino” (tradicional); y, finalmente “We shall overcome”,  nacida entre los años 50 y 60 en Estados Unidos, en los marcos del movimiento de los afroamericanos por sus derechos civiles. En la Cárcel la conocimos en versión de Joan Báez. La cantamos en inglés y, por cierto, explicamos su contenido y significado. »
[Lee testimonio completo]

Tonada San Gregorio

Autor:
Pedro Humire Loredo
Testimonio de:
Pedro Humire Loredo
« Esta canción relata la horrible situación en que fui reducido al calabozo de la Comisaría de la población San Gregorio, en la zona sur de Santiago. Esa tarde del 11 de septiembre de 1973 me encontraba en la escuela corrigiendo unas pruebas de música. Al rato sentí un golpe muy fuerte en la puerta y salí a abrir inmediatamente. Eran carabineros. »
[...]
« Echaba de menos mi infancia y adolescencia en el norte, al lado de mi madre. Soñaba y recordaba los lugares en que me crié y los platos indígenas que ella cocinaba. Mi último deseo era trasladarme a como dé lugar a esos parajes del norte. De esa forma fue naciendo esta canción que no pude escribir. No hay ningún manuscrito porque éramos allanados y revisados completamente dos veces al día. No se podía escribir, sólo recordar en la memoria. »
[Lee testimonio completo]

Eran tres alpinos

Autor:
Desconocido. Canción infantil, tradicional española
Testimonio de:
María Cecilia Marchant Rubilar
Lugar y fecha:
Cárcel de Mujeres Buen Pastor, La Serena, septiembre de 1973 - enero de 1974
« Adaptamos esta canción e hicimos una obra de teatro con ella. Cada una de nosotras era un personaje.  En esto ocupamos bastante tiempo. Presentamos la obra entre nosotras, en los dos hogares de la cárcel: el Regina Coellys y el Alborada.  El Alborada era parte del Buen Pastor pero no del recinto carcelario.  En el Alborada había también presas políticas. »
[...]
« Y el pobre rey se fue a morir a China »
[Lee testimonio completo]

La Adelita

Autor:
Desconocido
Testimonio de:
Luis Cifuentes Seves
Lugar y fecha:
Campamento de Prisioneros Chacabuco, enero – febrero de 1974
« Esta es otra canción montada por Los de Chacabuco para ser cantada en el show semanal de los prisioneros. Es un tema muy antiguo y popular en Chile. Se interpretaba en el recinto acondicionado por los presos y se ensayaba en el local del grupo Los de Chacabuco en el llamado Barrio Cívico. Esta, como las demás canciones recuperadas del histórico cassette, fueron  grabadas en el ya mencionado local del conjunto. »
[...]
« si Adelita se fuera con otro »
[Lee testimonio completo]

Gigi l’amoroso

Autor:
Jacqueline Misrahi, Lana Sebastian y Paul Sebastian. Popularizada por Dalida.
Testimonio de:
Eduardo René Cuevas
« Canción utilizada mientras era sometido a crueles torturas por el Servicio de Inteligencia Militar (SIM) en un centro clandestino de torturas en Los Ángeles. »
[...]
« nuestra vida cambió, la alegría se fue »
[Lee testimonio completo]

Himno a la alegría

Autor:
original de Friedrich von Schiller (letra) y Ludwig van Beethoven (música). Versión libre en español de Amado Regueiro Rodríguez, aka Orbe (letra) y Waldo de los Ríos (música), popularizada en Chile por Miguel Ríos.
Testimonio de:
Amelia Negrón
Lugar y fecha:
« Todos los preparativos se intensificaban para esa noche de miércoles. Iba a ser una noche diferente, nos habíamos organizado en secreto entre nosotras, pero más importante aún, nos habíamos organizado con los compañeros presos. No tengo claro si ellos habían aceptado la idea o nos la habían propuesto. A estas alturas ese detalle no es relevante. »
[...]
« Otra cosa importante es que habíamos logrado filtrar la idea hasta Lola, como la llamaremos aquí. Era casi una niña. Bajita, pelo negro, risa cascabelera, ojos destellantes y vivía en el barrio, ahí cerquita, detrás ese largo muro, hoy pintado de blanco. Ella había estado con nosotras algunos meses, y el día que se fue, lloró, lloró, lloró y lloró. Al fin se iba, pero se llevaba la pena de dejarnos a nosotras allí dentro. »
[Lee testimonio completo]

La Internacional

Autor:
Eugène Pottier (letra) and Pierre Degeyter (música). En el Chile de los 1970s, este himno fue popularizado por Quilapayún.
Testimonio de:
Ana María Jiménez
Lugar y fecha:
Villa Grimaldi, abril de 1975
« En abril de 1975, se celebró el triunfo de Vietnam. Nos enteramos por una compañera que fue al baño y encontró un pedacito del diario de la semana. Fue tan bonito para nosotros estar ahí, habiendo gritado por Vietnam tantas veces en manifestaciones. »
[...]
« Un grupo de prisioneros de la Torre (*) decidió a tal hora cantar un pedacito de “La Internacional”. Y la cantamos todos juntos. Nos coordinamos por el correo secreto: los mensajes se pasaban por ejemplo cuando alguien iba al baño. Llegaron los guardias y empezaron a gritar “¿qué pasa aquí?”, a patadas. Alcanzamos a cantar dos o tres versos. Ese fue otro ejemplo de música en condiciones extremas de represión. »
[Lee testimonio completo]

Se escucha muy lejos

Autor:
Creación colectiva
Testimonio de:
Ignacio Puelma
Lugar y fecha:
« El ruido del mar lo traía el viento y traspasaba las cabañas del Campo de Prisioneros de Ritoque. Era la música cotidiana que el océano nos regalaba. Atrás habían quedado los centros de tortura, los tormentos más crueles parecían lejanos, esa percepción ayudaba a reconstruirnos. Ritoque, Puchuncaví, Tres Álamos y otros centros masivos de prisioneros eran lugares bullentes de actividad. Pese a las carencias y el hecho mismo de estar en prisión, por todos lados brotaba movimiento: cursos, artesanías, deporte, debates, ajedrez, teatro, literatura, cantos… en fin, palpitaba la vida después de las peores pesadillas vividas. Volver a ellas siempre era una posibilidad, tal es así que varios de los nuestros volvieron a centros de tortura de la DINA. »
[...]
« “Se escucha muy lejos”, ése fue el título de la canción. La letra, la música que los instrumentos potenciaron, dieron vida a un tema musical que se apartaba de la música tradicional de la izquierda chilena de entonces. Guardando todas las distancias, nuestro tema era más próximo a la vanguardia que entonces tenía por exponentes a Los Blops o Los Jaivas. El grupo que formamos necesitaba un nombre, se lo tomamos prestado a una estrella de la constelación de Orión que brillaba imponente en el Ecuador celeste esas noches estivales. El grupo ya tenía nombre: Bellatrix. »
[Lee testimonio completo]

Pecador, ven al dulce Jesús

Autor:
Desconocido
Testimonio de:
anónimo
Lugar y fecha:
« En una oportunidad llegó a Isla Teja un grupo de mujeres y hombres evangélicos que querían predicar. Los hicieron pasar al patio de visitas. Como los presos no teníamos nada más que hacer, fuimos a verlos. »
[...]
« Cantaron “Pecador, ven al dulce Jesús” a dos y tres voces. Nosotros estábamos fascinados. Esa canción me estaba diciendo “ven a Él”. No me convertí al cristianismo ahí, pero ése fue el puente. »
[Lee testimonio completo]