355 resultados se encontraron para «La golondrina del valle»


La golondrina del valle

Autor:
Sergio Vesely
Testimonio de:
Sergio Vesely
« Una de las cosas más sorprendentes que me tocó vivir durante mi permanencia de medio año en el Campo de Detenidos de Puchuncaví, fue ver la metamorfosis de la alambrada en una gigantesca partitura. Tal suceso ocurrió en el momento en que una bandada de golondrinas llegó inesperadamente a visitarnos y centenares de ellas se posaron a distintas alturas en los rígidos tensores saturados de púas. Tal imagen da origen a esta canción. »
[...]
« la golondrina del valle. »
[Lee testimonio completo]

La rejita

Autor:
letra: creación colectiva; música: “Jálame la pitita” de Luis Abanto Morales (polka peruana)
Testimonio de:
Lucía Chirinos
Lugar y fecha:
Cárcel de Mujeres Buen Pastor, La Serena, octubre de 1973 - abril de 1974
« Vamos partiendo, decían “los lagartos”, como les decíamos a los Carabineros porque visten todos de verdes. Yo miraba y miraba para que no se me olvidara nada, porque quién sabe cuántos años iba a estar detenida. Emocionada también: una se asusta. Contra el tráfico, dan la vuelta en una rueda. »
[...]
« Las presas políticas cantábamos “La golondrina” a dos voces. Valentina Gálvez cantaba el solo y nosotras hacíamos un murmullo. Nos entreteníamos con esto. Para la Navidad las monjas nos mandaron una tortilla y nosotras les mandamos un ladrillo de vuelta. Había que hacer un discurso y cantar. Yo canté “Alfonsina y el mar”. En eso llegó el representante de la Cruz Roja Internacional. Era rubio, de ojos azules y cutis tostado. Yo lo había visto en la televisión cuando visitó Pisagua. »
[Lee testimonio completo]

Qué dirá el Santo Padre

Autor:
Violeta Parra
Testimonio de:
María Cecilia Marchant Rubilar
Lugar y fecha:
Cárcel de Mujeres Buen Pastor, La Serena, septiembre de 1973 - enero de 1974
« Cantábamos canciones que estaban de moda en esa época. Cantábamos “Qué dirá el Santo Padre”, la parte que dice “Qué dirá el Santo Padre que vive en Roma… que le están degollando a su paloma…” a cada rato, por ejemplo cuando llevaban a alguien al Regimiento Arica, que era un centro de torturas. También cantábamos “La Golondrina”, que era muy simbólica, porque aún estando detenidas podíamos “volar”, nuestros pensamientos iban más allá de la cárcel… »
[Lee testimonio completo]

Lamento a la muerte del perro Augusto

Autor:
Sergio Vesely
Testimonio de:
Sergio Vesely
« El perro Augusto (no confundir con el periodista Augusto Olivares, apodado cariñosamente “Perro Augusto”, quien fue asesinado en el Palacio Presidencial el día 11 de septiembre de 1973), era la mascota de los presos políticos de Ritoque y viajó acompañado por su amo cuando la Junta Militar decidió cerrar aquel recinto carcelario y trasladar a los detenidos al vecino campo de concentración de Puchuncaví. »
[...]
« en la celda del cautivo hizo su hogar. »
[Lee testimonio completo]

La madre del cordero

Autor:
Tito Fernández
Testimonio de:
Servando Becerra Poblete
Lugar y fecha:
Campamento de Prisioneros Chacabuco, 9 de noviembre  de 1973 - 10 de noviembre de 1974
« Este poema lo recitaba en el Estadio Nacional. Seguí haciéndolo en Chacabuco, por esta razón los compañeros me apodaban Venancio. »
[...]
« ¡Ahí está la madre del cordero! »
[Lee testimonio completo]

Hoy fue día de visitas

Autor:
Sergio Vesely
Testimonio de:
Sergio Vesely
Lugar y fecha:
« El día de visitas era un día excepcional  que  rompía con la rutina monótona de todos los demás días de la semana. Esta canción la compuse en la Cárcel de Valparaíso, donde la canté innumerables veces  acompañado por mi querido y recordado compañero de celda: el músico porteño Antonio Suzarte. »
[...]
« y la rutina del calendario »
[Lee testimonio completo]

Casida de las palomas oscuras

Autor:
Federico García Lorca (letra), Paco Ibáñez (música)
Testimonio de:
Luis Alfredo Muñoz González
Lugar y fecha:
« Los científicos dicen que el lugar de la memoria y el procesamiento de la música del cerebro se ubica en la parte ancestral y profunda de éste, donde es celosamente guardada. Quizás es por eso que cuando ya nos han destruido el cuerpo hasta las entrañas, cuando ya nada nos queda más que los ojos turbios de la muerte, la música y la canción aparecen. Se apresura hacia las cuerdas vocales, la lengua y los labios. »
[...]
« Por las ramas del laurel »
[Lee testimonio completo]

Cómo hacer para darte una idea

Autor:
Sergio Vesely
Testimonio de:
Sergio Vesely
Lugar y fecha:
« Esta es una de las dos canciones que escribí desde la prisión a mi amada Graciela Navarro. Es un intento de aproximarme a ella contándole detalles de lo que era mi mundo cotidiano y de lo que yo sentía viviendo la vida del cautivo. »
[...]
« la sombra del cemento. »
[Lee testimonio completo]

El rey Ñaca Ñaca

Autor:
Sergio Vesely
Testimonio de:
Sergio Vesely
« “Ñaca-ñaca” era una interjección que usabámos en el Campo de Melinka toda vez que queríamos ilustrar y ridiculizar un pensamiento negro que se nos pasaba por la mente. Quizás por eso nos pareció ser el nombre ideal para bautizar al muñeco de papel maché que hacía el rol de rey malo en las historias de títeres que presentábamos a los niños que venían a visitar a los padres cautivos, con el propósito de distraerlos un poco.  Pero no solo allí tenía Ñaca-Ñaca un rol importante. El muñeco de papel fue tomado prestado para desempeñar el rol de “actor principal” en uno de los actos culturales que solíamos realizar los presos cada viernes.  Actos a los cuales, valga decirlo, sólo asistían cautivos y guardias armados. Era un “Show de los Presos”  lleno de fantasía. »
[...]
« las fiestas del pueblo eran como un velorio. »
[Lee testimonio completo]

Que la tortilla se vuelva

Autor:
Chicho Sánchez Ferlosio. Popularizada por Quilapayún
Testimonio de:
Claudio Melgarejo
Lugar y fecha:
« Estuve una semana en cautiverio, en noviembre de 1973. No escuchaba tantas canciones, pero las más típicas que cantaban mis compañeros eran “Venceremos” y “Que la tortilla se vuelva” (también conocida como “La canción del tomate”), que retrata el aprovechamiento del patrón hacia los obreros. En ese momento, la juventud latinoamericana estaba empapada de un cambio revolucionario y empatizábamos con la situación del Che Guevara y de Cuba. »
[...]
« y a la mujer del obrero »
[Lee testimonio completo]