151 resultados se encontraron para «Las mañanitas»


Himno futurista

Pieza musical de:
Desconocido
Testimonio de:
Patricio Polanco
Experiencia en:
« Pisagua en 1973 y 1974 se caracterizó por su dureza y crueldad en el trato a los prisioneros políticos. Resguardados por contingentes del Ejército, el canto fue una obligación y también un mecanismo para evitar golpes y maltratos colectivos. »
[...]
« entonces no habrá riñas ni querellas »
[Lee testimonio completo]

A mi palomita

Pieza musical de:
Teófilo Vargas Candia, popularizada en Chile por el grupo Quilapayún
Testimonio de:
David Quintana García
Experiencia en:
Cárcel de Rancagua, 1974 - 1975
« El 10 septiembre de 1974, llegó a la Cárcel un grupo folclórico de militantes de las Juventudes Comunistas. Fueron detenidos para evitar que participaran el día 11 de septiembre en manifestaciones o actos en contra de la dictadura en su calidad de músicos y militantes. Los soltaron el día 12. También los detuvieron en septiembre de 1975. »
[...]
« Saima kita motu tumallasketa »
[Lee testimonio completo]

El cautivo de Til Til

Pieza musical de:
Patricio Manns
Testimonio de:
Fernando Aravena
Experiencia en:
« Los presos políticos organizábamos mateadas una o dos veces a la semana, en las que hacíamos poesía y cantábamos canciones, entre ellas “El cautivo de Til Til” de Patricio Manns, “Samba Landó” y “Vuelvo” de Inti-Illimani, “Valparaíso” del Osvaldo “Gitano” Rodríguez, y temas de Eduardo “Gato” Alquinta y Silvio Rodríguez. »
[...]
« Por unas pupilas claras »
[Lee testimonio completo]

Los momentos

Pieza musical de:
Eduardo Gatti
Testimonio de:
Scarlett Mathieu
« “Los momentos” era una canción que cantaban las compañeras que tenían a sus parejas presos al otro lado de Tres Álamos, o estaban prófugos o desaparecidos. Todas la cantábamos, pero era como el himno de ellas. »
[...]
« ya el cielo y sus estrellas »
[Lee testimonio completo]

El reloj

Pieza musical de:
Roberto Cantoral
Testimonio de:
Ana María Arenas
« El día que fui capturada, luego de la primera sesión de torturas, pedí permiso para cantar un villancico cuyo nombre no recuerdo. Lo hice para darle a saber a una amiga presa en la Venda Sexy que yo también estaba allí. »
[...]
« Reloj no marques las horas »
[Lee testimonio completo]

Sombras

Pieza musical de:
Rosario Sansores y Carlos Brito Benavides. Popularizada en Chile por Lucho Barrios.
Testimonio de:
Juan Carlos de Luján Peralta Aranguiz
« Llegué a este lugar procesado como prisionero de guerra, con 16 años de edad. »
[...]
« me envolverán las sombras »
[Lee testimonio completo]

El baile de los que sobran

Pieza musical de:
Los Prisioneros
Testimonio de:
Eduardo Andrés Arancibia Ortiz
Experiencia en:
« A Los Prisioneros los conocí a través del programa “Hecho en Chile” de la Radio Galaxia, conducido por Sergio “Pirincho” Cárcamo. Su música se instaló como nuestra trinchera y poética musical, concordante con todas las formas de lucha que se erguían contra la dictadura. »
[...]
« Había tanto sol sobre las cabezas »
[Lee testimonio completo]

Lili Marlene

Pieza musical de:
Hans Leip
Testimonio de:
Renato Alvarado Vidal
Experiencia en:
« Cuando llegaba la hora del diario ritual de bajar la bandera en el campo Melinka, los presos debían primero formar en un patio y luego marchar en columna hacia el sitio en donde se ubicaba el mástil. »
[...]
« todas las tardes ardía »
[Lee testimonio completo]

We Shall Overcome

Pieza musical de:
Atribuida a Charles Albert Tindley
Testimonio de:
Alfonso Padilla Silva
Experiencia en:
« Cuando se cerró el campo de concentración que funcionó casi cinco meses en el Estadio Regional de Concepción, a comienzos de febrero de 1974, varios cientos de presos políticos fuimos trasladados a la Cárcel de Concepción, una de cuyas alas se transformó en campo de concentración. »
[Lee testimonio completo]

Cueca del Filistoque

Pieza musical de:
Víctor Canto Fuenzalida (letra), Efraín Navarro (música)
Testimonio de:
Víctor Canto Fuenzalida
Experiencia en:
« Filistoque es un real personaje en toda su extensión (1,90 metros de alto). Yo lo recuerdo siempre riendo. En Chacabuco, vivimos en la misma casa por casi diez meses. Con él, no estaba permitido deprimirse o "tomar caldo de cabeza". »
[...]
« Irradiaba alegría y optimismo. Y estando consciente de que permaneceríamos atorados, no dejaba de hablar de las comisiones y de fiscales que estarían procesando nuestras causas. Este optimismo lo proyectaba incluso más allá de la reja. »
[Lee testimonio completo]