719 resultados se encontraron para «Puedo confiar en el Señor»


Himno Nacional de Chile

Canción de:
Eusebio Lillo y Ramón Carnicer
Testimonio de:
Sergio Vesely
« En el Campo de Prisioneros de Puchuncaví existía un régimen diario parecido al de los regimientos. En una ceremonia ridícula se izaba la bandera por la madrugada y se arriaba al atardecer.  »
[...]
« que te dio por baluarte el Señor, »
[Lee testimonio completo]

Himno Nacional de Chile

Canción de:
Eusebio Lillo y Ramón Carnicer
Testimonio de:
Eduardo Ojeda
« Llegamos a Isla Dawson el 11 de septiembre, en la tarde. Sabíamos que nos habían detenido en la mañana y nada más. Llegamos al primer campamento, llamado Compingin. La música nos acompañó todo el tiempo en la isla. De partida las canciones milicas que teníamos que cantar. Si llegaban presos del Pudeto, había que cantar el himno de ese regimiento. También había que aprenderse los himnos de Cochrane y de Telecomunicaciones. Los infantes decían: “acá está el himno, en la tarde tienen que sabérselo de memoria”. »
[...]
« que te dio por baluarte el Señor, »
[Lee testimonio completo]

El breve espacio en que no estás

Canción de:
Pablo Milanés
Testimonio de:
Vilma Rojas Toledo
Experiencia en:
Cárcel de Coronel, 1986 - 1988
« Recuerdo que el gran compañero en mis tiempos de prisionera política fue Pablo Milanés. Sus canciones nos daban vida para seguir respirando y viviendo entre las rejas impuestas por la dictadura militar de Pinochet. Personalmente recuerdo “El breve espacio en que no estás”, porque se generó un debate tan importante con mis compañeras, que cualquiera hubiese imaginado que estábamos resolviendo un tema político vital. »
[...]
« Hoy puedo recordarlo y contarlo. Decir que cuando escucho sus canciones de inmediato me transporto a esos años vividos en la Cárcel de Coronel, como prisionera política de la dictadura de Pinochet. Lo recuerdo como el gran compañero que fue, a través de su música y sus canciones. »
[Lee testimonio completo]

Oración para que no me olvides

Canción de:
letra de Óscar Castro; música de Ariel Arancibia González
Testimonio de:
Rosalía Martínez
Experiencia en:
Campamento de Prisioneros Cuatro Álamos, noviembre - diciembre de 1974
« Cuando Katia Chornik me contactó hace unos pocos años para pedirme que testimoniara sobre mi experiencia musical en prisión pensé que no tenía mucho que decir. Había pasado la mayor parte de mi detención en la DINA, en la casa de José Domingo Cañas, llamada Cuartel Ollagüe, luego en “Incomunicados” en Cuatro Álamos, y solamente un mes en el campo de Tres Álamos. »
[...]
« Me quedan en la memoria, como una marca imborrable de esos tiempos, algunas canciones que en general no puedo o no quiero cantar. Quiero contarles la historia de una de ellas, de la cual no supe nunca el título ni el autor y tampoco busqué saberlos. Nos fue enseñada por Cecilia Bojanic, una muchacha de 23 años, militante del MIR que había sido detenida junto a su marido Flavio Oyarzún. »
[Lee testimonio completo]

Libre

Canción de:
Nino Bravo
Testimonio de:
Paicavi Painemal
Experiencia en:
« Soy de Chol Chol, de la Comunidad Coihue. Fui detenido con otras doce personas y nos llevaron a La Segunda Comisaría de Temuco. Tenía 30 años. Me faltaba una semana para casarme. »
[...]
« Cuando me acuerdo de la tortura, al tiro me viene a la cabeza “Libre”. Pero casi no me puedo acordar de la melodía, porque no he escuchado las canciones de Nino Bravo desde esa época. »
[Lee testimonio completo]

La madre del cordero

Canción de:
Tito Fernández
Testimonio de:
Servando Becerra Poblete
Experiencia en:
Campamento de Prisioneros Chacabuco, 9 de noviembre  de 1973 - 10 de noviembre de 1974
« Este poema lo recitaba en el Estadio Nacional. Seguí haciéndolo en Chacabuco, por esta razón los compañeros me apodaban Venancio. »
[...]
« es toa una señorita »
[Lee testimonio completo]

El rey Ñaca Ñaca

Canción de:
Sergio Vesely
Testimonio de:
Sergio Vesely
« “Ñaca-ñaca” era una interjección que usabámos en el Campo de Melinka toda vez que queríamos ilustrar y ridiculizar un pensamiento negro que se nos pasaba por la mente. Quizás por eso nos pareció ser el nombre ideal para bautizar al muñeco de papel maché que hacía el rol de rey malo en las historias de títeres que presentábamos a los niños que venían a visitar a los padres cautivos, con el propósito de distraerlos un poco.  Pero no solo allí tenía Ñaca-Ñaca un rol importante. El muñeco de papel fue tomado prestado para desempeñar el rol de “actor principal” en uno de los actos culturales que solíamos realizar los presos cada viernes.  Actos a los cuales, valga decirlo, sólo asistían cautivos y guardias armados. Era un “Show de los Presos”  lleno de fantasía. »
[...]
« amo y señor de su reino privado. »
[Lee testimonio completo]

Que la tortilla se vuelva

Canción de:
Chicho Sánchez Ferlosio. Popularizada por Quilapayún
Testimonio de:
Claudio Melgarejo
Experiencia en:
« Estuve una semana en cautiverio, en noviembre de 1973. No escuchaba tantas canciones, pero las más típicas que cantaban mis compañeros eran “Venceremos” y “Que la tortilla se vuelva” (también conocida como “La canción del tomate”), que retrata el aprovechamiento del patrón hacia los obreros. En ese momento, la juventud latinoamericana estaba empapada de un cambio revolucionario y empatizábamos con la situación del Che Guevara y de Cuba. »
[...]
« Los señores de la mina »
[Lee testimonio completo]

Capitán, el rumbo es una isla errante

Canción de:
Sergio Vesely
Testimonio de:
Sergio Vesely
« Esta canción fue dedicada a Óscar Castro, a quien tuve la suerte de conocer en 1975 en Puchuncaví. Con su experiencia teatral - Óscar ya era un actor bastante conocido antes de caer detenido - se integró de lleno al trabajo cultural que nosotros habíamos organizado en el así llamado “Campo de Melinka”, donde todos los viernes se presentaba el espectáculo de los presos. »
[...]
« Un insigne señor, »
[Lee testimonio completo]

Cueca del Filistoque

Canción de:
Víctor Canto Fuenzalida (letra), Efraín Navarro (música).
Testimonio de:
Víctor Canto Fuenzalida
Experiencia en:
« Filistoque es un real personaje en toda su extensión (1,90 metros de alto). Yo lo recuerdo siempre riendo. En Chacabuco, vivimos en la misma casa por casi diez meses. Con él no estaba permitido deprimirse o tomar "caldo de cabeza". »
[...]
« Por favor señor fiscal »
[Lee testimonio completo]