895 resultados se encontraron para «Coplas de El Yopo»


Casida de las palomas oscuras

Canción de:
Federico García Lorca (letra), Paco Ibáñez (música)
Testimonio de:
Luis Alfredo Muñoz González
Experiencia en:
« Los científicos dicen que el lugar de la memoria y el procesamiento de la música del cerebro se ubica en la parte ancestral y profunda de éste, donde es celosamente guardada. Quizás es por eso que cuando ya nos han destruido el cuerpo hasta las entrañas, cuando ya nada nos queda más que los ojos turbios de la muerte, la música y la canción aparecen. Se apresura hacia las cuerdas vocales, la lengua y los labios. »
[...]
« "No, no te matarán, le dije. Eso es para mí, no para ti". Lo dije casi sin pensar. Después de un largo silencio, "La Jovencita" dice: "me siento muy triste y muy sola. ¿Podrías cantarme... la que cantaste la otra noche, aquella de las palomas?". Mi voz comenzó, como antes, con su propia voluntad. Cuando terminé, ella dijo: "Un millón de gracias, ya me siento mejor". Pero no sólo eso pasó: unas palmas aplaudían desde el lado izquierdo. »
[Lee testimonio completo]

Palabras para Julia

Canción de:
José Agustín Goytisolo (letra) y Paco Ibáñez (música)
Testimonio de:
Amelia Negrón
Experiencia en:
Campamento de Prisioneros, Tres Álamos, 1975 y 1976, hasta el cierre de Tres Álamos el 28 de noviembre de 1976
« Éramos muchas. A pesar de las circunstancias habíamos logrado inventar nuestro propio mundo, con nuestras reglas, de acuerdo a lo que pensábamos y queríamos para nosotras, nuestras familias y el pueblo de Chile entero. Ambiciosas, podría pensarse, y sí, lo éramos. La mayoría lo seguimos siendo y seguramente así seremos hasta el final. »
[...]
« Una de ellas dice: “La vida es bella ya verás, como a pesar de los pesares, tendrás amigos, tendrás amor, tendrás amigos. Un hombre solo, una mujer, así tomados, de uno en uno, son como polvo, no son nada, no son nada.” Y nos acordábamos, calladitas, de nuestros compañeros que, afuera, seguían luchando en las sombras contra la dictadura, cuidando sus pasos, sus palabras y sus gestos, apoyados por otros valientes, iguales a los que nos habían ayudado antes a nosotras. Y teníamos la firme esperanza, en lo más hondo de nuestro corazón, que nuestro taller no tuviera que recibir más trabajadoras. Sabíamos que en esta lucha no estábamos solas. »
[Lee testimonio completo]

Y con brotes de mi siembra

Canción de:
Andrés Rivanera (letra) y Eugenio Moglia (música). Popularizada por Los Moros y Jorge Yañez.
Testimonio de:
Guillermo Orrego Valdebenito
« En Chacabuco existían dos teatros: uno muy hermoso que tenía relación con la antigua oficina salitrera, donde se dice (equivocadamente) que actuó Caruso, y otro que estaba al interior del campo. En este último teatro, los domingos en la noche, aproximadamente a las 20 horas, se celebraba un show, con la única participación de los prisioneros políticos y la presencia de la guardia de seguridad del campo, por expresa invitación del Consejo de Ancianos, entidad representativa de los compañeros cautivos. »
[...]
« En esos shows destacaba el compañero Servando Becerra, alias Venancio, que interpretaba, preferentemente, temas de El Temucano. Venancio también cantaba canciones de otros autores. La de mayor aceptación del público cautivo era “Y con brotes de mi siembra”, particularmente el momento en que la letra dice: “...fue entonces, cuando el Chano se sube a la carretela y gritó: ¡Hey! ¿quiénes se animan a ir al pueblo a revolverla...?”. »
[Lee testimonio completo]

Alfonsina y el mar

Canción de:
Félix Luna (letra) y Ariel Ramírez (música). Popularizada por Mercedes Sosa.
Testimonio de:
Sergio Vesely
Experiencia en:
Villa Grimaldi, enero de 1975
« No era fácil soportar el encierro en esas celdas miserables de la Villa Grimaldi que parecían ataúdes colocados en posición vertical. Menos aun en los meses de verano, con las altas temperaturas que reinan en la región precordillerana de Peñalolén. Yo estaba al interior de una de las celdas, encadenado de pies y manos, y con la vista vendada. »
[...]
« Yo me armé de valor y entoné por segunda vez los hermosos versos de esa canción escrita como homenaje a una poeta que se suicidó en el mar. Para mi sorpresa, el guardia me dejó cantar la canción completa, sin interrumpirme ni golpearme. Y todos los compañeros torturados pudieron oir mi voz desde el silencio de sus propias celdas. »
[Lee testimonio completo]

La golondrina del valle

Canción de:
Sergio Vesely
Testimonio de:
Sergio Vesely
« Una de las cosas más sorprendentes que me tocó vivir durante mi permanencia de medio año en el Campo de Detenidos de Puchuncaví, fue ver la metamorfosis de la alambrada en una gigantesca partitura. Tal suceso ocurrió en el momento en que una bandada de golondrinas llegó inesperadamente a visitarnos y centenares de ellas se posaron a distintas alturas en los rígidos tensores saturados de púas. Tal imagen da origen a esta canción. »
[Lee testimonio completo]

Canción de amor a una desaparecida

Canción de:
Sergio Vesely
Testimonio de:
Sergio Vesely
« Daniela era el nombre político de María Cecilia Labrín, militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria de Chile (MIR). Agentes de la DINA (policía política del régimen) la detuvieron en su domicilio de la calle Latadía de Santiago el mes de agosto de 1974. Nunca volvieron a tenerse noticias de ella. »
[Lee testimonio completo]

Himno Nacional de Chile

Canción de:
Eusebio Lillo y Ramón Carnicer
Testimonio de:
anónimo
Experiencia en:
« Fui detenido en Panguipulli el 24 de septiembre de 1973, junto con 17 jóvenes. En esa época yo era estudiante de liceo. También trabajaba en el complejo maderero y forestal Huilo Huilo, que estaba tomado por la clase obrera. Fuimos torturados por dos o tres días en la Comisaría de Carabineros de Panguipulli. A mí me dejaron inconsciente. »
[...]
« Luego nos llevaron a una prefectura en Valdivia. En las caballerizas nos tomaron el nombre y la dirección, y luego nos mandaron a la Cárcel de Isla Teja. En la Cárcel había un preso que se encontraba en un calabozo día y noche. A pesar de estar incomunicado, abría su ventana y se ponía a cantar el Himno Nacional a todo pulmón. Todos salíamos a mirar, hasta los gendarmes. El preso no cantaba la estrofa de los valientes soldados, me imagino que como forma de protesta. El preso cantó como cuatro días. Después no supimos más de él. »
[Lee testimonio completo]

Rompamos la mañana

Canción de:
René “Popeye” Cárdenas Eugenin
Testimonio de:
María Soledad Ruiz Ovando
Experiencia en:
« La música fue muy importante para nosotras (mi madre Sylvia Ovando, mi hermana Alejandra Ruiz y la suscrita) en la época en que mi papá, Daniel Ruiz Oyarzo, “el Negro Ruiz”, estuvo preso en dictadura, momento en que Alejandra tenía siete años y yo cuatro. »
[...]
« Una de ellas se convirtió en la más especial, porque había sido escrita por uno de los presos (que hasta ese momento no sabíamos quién era). Mi papi nos contó que como no podían entonar canciones como las que nosotras cantábamos en el auto, este compañero había creado “Rompamos la mañana” y que ellos la interpretaban cuando debían salir a hacer distintos trabajos al bosque. Yo recuerdo que me los imaginaba cantando y con un tronco al hombro. »
[Lee testimonio completo]

Tamo daleko

Canción de:
Djordje Marinkovic. Adaptación chilena de canción tradicional serbia, compuesta originalmente en 1916.
Testimonio de:
Jorge Grez Leuquén
« Como documentalista durante algunos años registré la historia de algunos detenidos en dictadura. Fue así como en algunas de estas sesiones se revivió la canción Tamo daleko que tantas veces cantaron en Isla Dawson. Un humilde aporte desde el sur del sur. »
[Lee testimonio completo]

Échame a mí la culpa

Canción de:
José Ángel Espinoza, alias Ferrusquillo
Testimonio de:
Marcia Scantlebury
Experiencia en:
« Siempre me conmovieron las canciones mexicanas. Y una de ella en especial. Por eso, mientras compartía una celda con Miriam, una chica joven de las Juventudes Comunistas que la DINA había detenido panfleteando en la calle, matábamos las horas en forma organizada para no dejarnos llevar por la depresión y la angustia de un destino que no conocíamos. »
[Lee testimonio completo]